Paraguay y Venezuela a cuartos, en un partido increíble

Otro de los candidatos se metió en los cuartos de final. Sin embargo, los del Tata Martino sufrieron porque se vieron un rato afuera mientras ganaba Venezuela. Después lo dieron vuelta (3-1) y la Vinotinto se lo empató con orgullo y corazón en la última bola.

La Copa América se había puesto linda cuando Uruguay se clasificó como segundo de su grupo y quedó sellado el cruce con Argentina. Y ahora Paraguay y Venezuela armaron un partidazo, mucho más desde la emoción que desde el juego. Pero los errores quedan en un segundo plano cuando un partido lo gana un equipo (Venezuela), el otro de lo da vuelta hasta ponerse 3 a 1 y en los minutos finales el que iba perdiendo mete dos goles, el último en la bola final de la noche y con anticipo de cabeza del arquero.

Paraguay estuvo eliminado durante 27 minutos. Rondón aprovechó un error de Ortigoza y sacudió un derechazo al rincón de Villar. Venezuela, que curiosamente era la única clasificada del grupo, se dio el lujo de guardar jugadores. Aun así, estaba dejando afuera a Paraguay.

Sin embargo, al partido le quedaba mucho. Lo suficiente como para que Paraguay no sólo lo diera vuelta sino que también lo pasara a ganar tranquilo. Pero eso fue en los números, porque el 3 a 1 era engañoso, ya que Venezuela siempre complicó, siempre vivió atenta para aprovechar sus situaciones. La gran diferencia pasó por la contundencia. Y un poquito por la suerte: los dos primeros goles de Paraguay (Alcaraz y Lucas Barrios) tuvieron mucho de carambola y poco de gestación y el tercero llegó tras un tiro libre que no era. Como fuere, el equipo del Tata Martino, que lo miró desde la platea por estar expulsado, pasó del sufrimiento a la tranquilidad.

Ya parecía cosa juzgada, pero a Venezuela le salió en los últimos dos minutos lo que no le había salido antes. Ojo, no le salió: lo fue a buscar. Y lo encontró.

Fuente: diarioregistrado.com