Schoklender acusó a Bonafini ante la Justicia por el desvío de fondos

La responsabilizó de los manejos financieros por ser la presidenta del Consejo de Administración de las Madres y negó irregularidades. Presentó un balance de la Fundación donde ella lo elogia y afirma que se “auditó” el destino de la plata.

Sergio Schoklender señaló ayer ante la Justicia a Hebe de Bonafini como responsable de los manejos financieros de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Lo hizo mediante una presentación de dos carillas y media que dejó en el juzgado de Norberto Oyarbide quien lo investiga por los delitos de lavado de dinero, administración fraudulenta y defraudación contra la administración pública.

Schoklender llegó vestido de negro y sin hacer declaraciones tomó un café en el noveno piso del edificio junto a sus abogados Adrián Tenca y Horacio Pitrau. Luego bajó seis pisos para dejar el escrito en el juzgado de Oyarbide quien recién v olverá a su juzgado el lunes cuando comienza la feria judicial.

La presentación de Schoklender se realizó el día después que Hebe de Bonafini, frente al reclamo de obreros que no cobran sus sueldos y trabajan en la construcción de casas, le echó la culpa al ex apoderado de la Fundación. “ Reclamale a Schoklender porque es el que te choreó ”, contestó Bonafini cuando un obrero le pidió una solución a la falta de pagos en el programa Sueños Compartidos.

En una entrevista con Clarín , el 28 de mayo, Schoklender había destacado lo mismo pero ahora lo hizo ante la Justicia.

Schoklender acompañó el escueto escrito con dos documentos que reflejan su intención: responsabilizar al Consejo de Administración de la Fundación Madres de Plaza de Mayo por las decisiones tomadas respecto de Sueños Compartidos. El primero de los es el estatuto de la Fundación que establece que es el Consejo de Administración el que dirige la entidad y no el apoderado, cargo que ostentaba Schoklender.

El segundo documento es el balance del año 2009 presentado por la Fundación el 27 de mayo de 2010 en la Inspección General de Justicia. Firmado por Hebe de Bonafini y por el contador Carlos Cernuda ese balance tiene un resumen de lo logrado por la Fundación durante 2009.

En ese balance, según reveló Clarín el miércoles pasado, la Fundación reconoció que en 2009 se pagaron sueldos por $ 75,2 millones pero debía 45 millones de pesos en aportes correspondientes a Cargas Sociales.

En el balance, luego de los números, se habla de los logros de la Fundación. Debido a los resultados obtenidos, escribieron un último párrafo que le sirve a Schoklender para asegurar que no cometió el delito de administración fraudulenta y que las Madres lo premiaron por su trabajo. En las “conclusiones y reconocimientos” del balance que lleva la firma de Bonafini la Fundación dice “ En suma todo lo precedente explicitado es el resultado del conjunto de voluntades y labores que cumplieron expresas y concretas instrucciones del Consejo de Administración de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que instruido, dirigido y auditado cada una de las gestiones plasmadas en los presentes Estados Contables, direccionando los orígenes y aplicación de fondeos de casa una de las decisiones patrimoniales instrumentada, cumplió uno a uno los mandatos encomendados. En ese sentido, sin perjuicio del conglomerado de compañeros que sumaron su accionar al servicio de nuestra causa, agradecemos entrañablemente la encomiable labor de nuestro querido e incondicional compañero Sergio Mauricio Schoklender, que supo encausar sin fisuras cada una de las decisiones del órgano máximo de la Institución”.

Fuente: clarin.com