Acusan a Scotland Yard y Murdoch de atentar contra la investigación

Los legisladores británicos dijeron que el grupo mediático del magnate australiano entorpeció las pesquisas sobre escuchas ilegales y que la policía cometió graves errores. Creen que se podría haber sobornado a algunos agentes.

La Comisión de Asuntos Internos del Parlamento británico fustigó los intentos de News International, la filial de News Corp en el Reino Unido del magnate Rupert Murdoch, por impedir investigaciones sobre las escuchas ilegales que utilizaban los diarios del grupo en 2005 y 2006, y acusó a Scotland Yard de cometer graves irregularidades, como el de abstenerse de examinar una gran cantidad de material que podría haber identificado a otros implicados en las pinchaduras telefónicas.

El informe del comité, publicado ayer por el diario The Guardian, señaló que no hubo una “voluntad” de las fuerzas del orden por superar la falta de cooperación de la compañía News International en el caso de los pinchazos. Los parlamentarios critican particularmente los “intentos deliberados” de News International –al que pertenecía el ahora desaparecido News of the World– por “frustrar” la investigación, que empezó después de que se destapara por primera vez el escándalo en 2006. No obstante, esta pesquisa se dio por concluida en 2009, aunque el pasado enero la policía optó por iniciar una nueva.

El informe de la Comisión tampoco deja fuera al gobierno de David Cameron. Entre otras medidas, los diputados exigen que se invierta más dinero en la investigación. Hasta ahora el presupuesto fue tan limitado que la policía sólo pudo ponerse en contacto con una fracción del número total de las víctimas de las escuchas. La Comisión también pide que el Comisario de Información –hasta ahora, un cargo de poderes prácticamente inexistentes– reciba autoridad real para tomar medidas ante casos de escuchas ilícitas y engaño periodístico.

Con respecto a Scotland Yard, la comisión criticó a los subcomisarios John Yates y Andy Hayman. El informe de 2009, en el que Yates concluye que no hay necesidad de reabrir la investigación por las escuchas, era “muy pobre”, dijo. Por su parte, Hayman, que lideró las pesquisas iniciales, tuvo una “actitud de caballero” con sus contactos en News International, lo que hizo peligrar la confianza pública en la imparcialidad del cuerpo de seguridad.

Los parlamentarios también criticaron a Hayman por “prevaricación deliberada” con el fin de engañar a la comisión en el momento de facilitar las pruebas. Asimismo, piden una investigación para esclarecer si hubo policías que recibieron dinero de los medios. Después de dejar Scotland Yard, Hayman obtuvo un trabajo como columnista del diario The Times, propiedad de News Corp. Yates renunció el lunes pasado, al estimar que no podría permanecer en el cargo entre la “insinuación y la especulación” sobre su conducta.

Fuente: Tiempo Argentino