OMS sugiere un menú con más frutas y verduras para salvar vidas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostuvo que el consumir más frutas y verduras salvaría 1,7 millones de vidas al año, debido a que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cánceres.

El informe de la OMS sostuvo que las frutas y verduras son componentes esenciales de una dieta saludable y estimó que con una ingesta de 400 gramos diarios se prevendría muchas enfermedades.

Las patologías sobre las cuales el consumo de vegetales ejercen un efecto protector comprenden cardiopatías, cánceres, diabetes y obesidad.

El consumo actual estimado de frutas y verduras es muy variable en el mundo, oscilando entre 100 gramos por día en los países menos desarrollados y aproximadamente 450 gramos diarios en Europa Occidental.

Marcia Moreira, epidemióloga de la OPS/OMS en Argentina, estimó que “el hecho de que las personas coman pocas frutas y verduras responde a múltiples factores”. Entre ellos, mencionó “a la escasa diversidad en la oferta según la región, la falta de propaganda sobre sus propiedades protectoras y de ofertas por temporada, además de que se dañan rápidamente, exigen lavarlas y consumirlas en un tiempo corto”.

Para revertir esa tendencia, destacó “la necesidad de introducirlas en la dieta de los niños desde el primer año de vida, promover el trabajo intersectorial y acuerdos entre productores y distribuidores, además de campañas que promocionen las bondades de las frutas y verduras según la estación del año”.

La ingesta variada de frutas y verduras garantiza un consumo suficiente de la mayoría de los micronutrientes, de fibra dietética y de una serie de sustancias no nutrientes esenciales.
Además, el aumento de su consumo puede ayudar a desplazar los alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares o sal.

Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Una revisión internacional de alto nivel sobre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer coordinado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) concluyó que la ingesta de vegetales puede reducir el riesgo de contraer la enfermedad, y en particular de cánceres gastrointestinales.

El CIIC calcula que la fracción prevenible de cánceres debidos a una ingesta insuficiente de nutrientes oscila en el mundo entre el 5 y 12% y entre el 20 y el 30% en el caso de los cánceres gastrointestinales.

La Estrategia Mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud hace hincapié en el aumento del consumo de frutas y verduras como una de las recomendaciones a tener en cuenta al elaborar las políticas y directrices dietéticas nacionales.

Sugieren una ingesta diaria de 400 gramos.