Boca dejó una pobre imagen en el inicio de la gira europea

Cayó 3-1 con el Español, en Barcelona, a diez días del debut en el torneo Apertura. Falcioni puso en cancha a los refuerzos Orion, Schiavi, Cvitanich (autor del único gol) y Sosa. El sábado se enfretará al Arsenal en Inglaterra.

Boca arrancó con el pie izquierdo en la gira europea previa al inicio del torneo Apertura de Primera División. En Barcelona, el equipo de Julio Falcioni cayó por 3-1 ante el Español en un partido amistoso que se desarrolló en el estadio Cornellá-El Prat, al que asistieron unos cinco mil hinchas del equipo argentino.

Falcioni puso en cancha a cuatro de sus refuerzos y uno de ellos le respondió con un gol. Fue Darío Cvitanich, que puso en ventaja Boca, a los 11 minutos del segundo tiempo. Junto al ex Banfield fueron titulares Agustín Orion y Rolando Schiavi, mientras que Franco Sosa ingresó en el segundo tiempo.

El argentino Daniel Osvaldo hizo dos de los tres goles del Español, a los 15 (de penal) y 32 del segundo tiempo. El moño a la victoria se lo puso Joan Verdú, también desde los 12 pasos, para el equipo de Mauricio Pochettino, que contó con Jesús Dátolo.

En este primer amistoso de la temporada, un encuentro por momentos de tono muy discreto, Boca mostró algunas aristas interesantes, especialmente por el lado de las individualidades, y repitió viejos errores, principalmente en la defensa. Entre los rescatable habrá que señalar el buen primer tiempo de Juan Román Riquelme y Walter Erviti, y el buen complemento que jugó Cvitanich.

Tras jugar un primer tiempo en el cual estuvo lejos y de espalda al arco, Cvitanich se fue mucho más al área y exigió a los defensores del Español con sus movimientos. El ex delantero de Banfield y el Ajax de Holanda coronó su buena actuación con un gol de cabeza.

Entre lo negativo del equipo dirigido por Julio César Falcioni habrá que mencionar los viejos desacoples en la defensa, especialmente por el sector de Clemente Rodríguez, quien fue superado muy seguido y, en ocasiones, recurrió al juego brusco, algo de lo que puede dar fe el volante Ernesto Galán, receptor de una violenta infracción en uno de sus tobillos.

Después del 1-1 (penal convertido por Osvaldo, luego de que el árbitro Xavier Estrada Fernández cobrara una inexistente falta de Facundo Roncaglia al mismo Osvaldo), la defensa colapsó.

Este quiebre en la defensa de Boca se vio reflejado en el segundo gol del equipo español, cuando una pelota cayó detrás de centrales y Sergio García la cruzó hacia el sector derecho, donde Osvaldo, sin marcas, la empujó al fondo de la red.

Con casi quince minutos de partido por delante, Boca sintió el desgaste físico y no inquietó al arquero del Español, el argentino Cristian Alvarez, quien en ciertos momentos mostró cierta inseguridad.

Tras este partido, Boca viajará rumbo a Londres, donde jugará la Copa Emiratos, junto al Arsenal de Inglaterra (sábado 30, a las 12 de la Argentina), el Paris Saint Germain (domingo 31, a las 11) y el Nueva York Red Bull de los Estados Unidos.

Fuente: clarin.com