Londres: caza de saqueadores, y redes sociales bajo sospecha

Se hicieron cientos de allanamientos. Hay 1.500 arrestados. La mitad de los procesados son menores. El premier Cameron advirtió que podría apagar los canales de comunicación de los atacantes, como Twitter, Facebook y el chat de BlackBerry.

Las imágenes se suceden en los televisores y dominan el ánimo de los británicos, quienes se encolumnan detrás delpedido de represión que une al gobierno y a la oposición . Se escuchan unos alaridos que acompañan la atropellada contra una casa humilde de un pelotón de policías que parecen marcianos. Es la orden de allanamiento , centenares de los cuales fueron practicados ayer en numerosas ciudades inglesas, como parte de la “caza a los saqueadores” que está a la orden del día. Hasta ahora hay más de 1.500 personas detenidas.

De inmediato aparece el primer ministro conservador David Cameron en el Parlamento que promete en tono furibundo: “A la minoría de los sin ley, a los criminales que se han quedado con todo lo que han podido, hoy les digo: los vamos a buscar, los vamos a encontrar, los vamos a acusar ante los tribunales, los vamos a castigar . Van a pagar por todo lo que han hecho”. La oposición lo apoya con entusiasmo aunque le reclama que no siga adelante con los recortes presupuestarios que dejarían a mas de 20.000 policías sin trabajo.

Cameron se niega y después enumera las medidas represivas que llegan hasta el extremo de marcar con colores a los rebeldes -una práctica del régimen sudafricano-, impedir que en las protestas los manifestantes se cubran el rostro; toque de queda y, si hace falta, apagar las redes sociales como Twitter, Facebook o el chat de BlackBerry. También se estudia decretar el desalojo de las familias de los saqueadores.

El primer ministro no descartó tampoco recurrir al ejército en el futuro . “Mi responsabilidad es velar por que se considere toda eventualidad, incluidas algunas tareas que el ejército puede asumir, y que dejaría las manos libres a la policía en la línea del frente”, explicó Cameron.

El primer ministro insiste en que las actividades de estas pandillas no es la protesta política sino el robo y la criminalidad .

Una niña de 11 y un niño de 12 años se declararon culpables ante un severo tribunal que sesiona toda la noche.

La mitad de los procesados son menores de edad .

Los medios aclaran que la nena de 11 años, de Nottingham, “no puede ser acusada porque no tiene edad penal”, pero aclaran que la menor “se negó a pedir disculpas por participar en los disturbios”.

Está acusada de “daño criminal” .

Las imágenes siguen parpadeando sobre el rostro de centenares de fotos de los protagonistas de los disturbios y se pide la colaboración ciudadana para identificarlos y procesarlos. Los juzgados están tan atestados que los esforzados jueces trabajan toda la noche. En Manchester, un “vándalo” de 12 años se declaró culpable de robo ante el tribunal nocturno.

La ley en el Reino Unido indica que los jóvenes de entre diez y 17 años podrán ser procesados en tribunales para adultos en caso de que hayan cometido delitos como robo, incendios provocados y violencia.

Nadie parece preguntarse en serio, esta es la hora de la leña y no de la compasión, de dónde salió esta generación perdida que nutren alumnos de la escuela primaria y han generado decenas de focos de violencia extraordinaria. Tienen una furia que parece inagotable. Hay fotos de algunos vecinos humillados que se desnudan y entregan su ropa a un asaltante que los amenaza con un palo.

Las anécdotas se repiten, aparecen víctimas de entre los más humildes a los cuales la furia destructiva dejó sin casa. “Salimos llevando los chicos en brazos mientras la casa se quemaba”, se lamentan.

Cuarenta y cinco de estos casos fueron denunciados por un diputado laborista de Tottenham, donde todo comenzó el sábado pasado. La pregunta es siempre la misma, dice el diputado. ¿Dónde estaba la policía que tenía que protegerlos? Uno de los temas que más preocupan al público y al gobierno es el de si esta vorágine que se vivió varios días afectará, y cuánto, a los Juegos Olímpicos de Londres de 2012. “A un año de los Juegos, necesitamos mostrarles que Gran Bretaña no destroza, sino que construye, que no se da por vencida, sino que se levanta, que no mira para atrás, sino siempre para adelante”, proclamó Cameron.

Uno de los datos que, si se calmara, podría tener en cuenta el primer ministro proviene de la División B de la policía de Strathclyde, cuya comisaría está en Shettleston, una de las zonas más deprimidas del Reino Unido. La expectativa de vida de los hombres es de 63 años , 14 años menos que la media nacional, muy cercana a la de Irak.

Fuente: clarin.com