River empieza su nueva aventura con un triunfo

Pasó el debut del Millonario en el Nacional B. Y pasó bien: encontró el gol a los seis minutos del primer tiempo y así terminó. Aunque Chacarita lo puso en aprietos, el equipo de Almeyda manejó la ansiedad y ganó con justicia.

Se necesitaron apenas seis minutos para que se viera la mano del técnico de River. Porque el córner desde la izquierda, en vez de ir a la olla, se sacó corto: el Chori Domínguez a Carlos Sánchez. Después, casi todo lo hizo el uruguayo, que se la puso en la cabeza a Juan Manuel Díaz: 1 a 0.

Bien rápido, River tuvo dos buenas noticias: ir ganando gracias a un gol con una jugada pensada y la confirmación de Carlos Sánchez. Aquel jugador que deslumbró en Godoy Cruz es el mejor refuerzo para este equipo. El uruguayo fue el mejor futbolista del torneo pasado en Primera y ahora juega en el Nacional B. Entiende el juego, tiene pegada, compromiso y solidaridad. Siempre se ofrece, nunca se esconde.

Otro que demostró estar en un nivel bárbaro fue el Chori Domínguez, sobre todo en el segundo tiempo. Porque si algo bueno tuvo River fue que no se conformó con el 1 a 0, algo tan habitual en el fútbol de hoy en día, en donde ganar significa refugiarse y entregarle la pelota al rival. River no lo hizo. Aunque esto no quiere decir que no haya sufrido. Porque River también sufrió. Juan Manuel Díaz metió uno pero salvó otro en la línea, por ejemplo.

Pero estábamos en Domínguez. Si recién empieza la aventura y ya mostró lo que mostró, en pocos partidos va a sobrar la categoría. Cavenaghi, el otro refuerzo rutilante, no logró entrar en sintonía. Peleó, corrió, buscó, sí, pero no encontró ésa que necesitan los goleadores.

En resumen, River no se puede quejar del debut aunque haya sido sólo 1 a 0 en el Monumental (lo mismo le pasó a San Lorenzo en su arranque en la B). Porque enfrente estaba Chacarita, tan histórico de la categoría como de la Primera. Porque el Chulo Rivoira, su entrenador, es un experto en estas lides. Pero River pasó la primera prueba con solvencia. Con cosas para mejorar, sin dudas, pero con buenas señales. Desde las decisiones del entrenador a lo que los jugadores hicieron en la cancha.

Fuente: diarioregistrado.com