La importancia del consumo de potasio

Cristian Mazzucheli, en  su  columna de nutrición por Fm Baradero 96.9 habló acerca de la importancia del consumo de potasio y sodio de manera equilibrada.

Dietas con cantidades similares de sodio y potasio se asocian con menor riesgo de morir de un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Durante décadas, se decía que el exceso de sodio podía causar hipertensión y aumentar el riesgo de una enfermedad cardiovascular

Un estudio reciente que involucra a más de 12.000 adultos seguidos durante 15 años ha puesto de manifiesto algo que los médicos y los nutricionistas han estado diciendo durante años: Si se mira la cantidad de sodio, pero se ignora el potasio, se está perdiendo una parte importante de la historia.

El estudio, publicado en julio en la revista Archives of Internal Medicine , muestra que las personas cuyas dietas tienen la proporción más baja de sodio y potasio (que se traduce en aproximadamente cantidades iguales de los dos nutrientes) tienen menor riesgo de de ataque cardíaco y ataque cerebral. Aquellos que consumían  mayores cantidades de sodio en relación al potasio – 50% más, en promedio – tenían un riesgo 46% mayor de morir por enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, el estudio no prueba una relación causa-efecto. Para mostrar causa y efecto, los científicos tendrían que poner a la gente en las dietas establecidas, asignados al azar, durante un largo periodo de tiempo y seguirlas hasta su muerte.

Aunque los médicos saben que el potasio juega un papel importante en la salud del corazón, muchos son reacios a recomendar a sus pacientes que pueden mejorar su salud cardiovascular comiendo menos sodio asociado a una ingesta adecuada de potasio.

Los investigadores utilizaron encuestas alimentarias para estimar el consumo de sodio y potasio en el inicio del estudio. Como era de esperar, las personas que consumían la mayor cantidad de sodio fueron los más propensos a morir durante el estudio – un aumento del 73% con respecto a aquellos que consumieron menos de sodio – mientras que los que consumieron la mayor cantidad de potasio tenían índices de mortalidad relativamente baja – un riesgo 39% menor.

Aquellos participantes que recibieron alimentación alta en sodio y baja en potasio registraron las mayores tasas de muerte con el doble de riesgo de morir por infarto.

La manera más sencilla de reducir el sodio y el aumento de potasio en la alimentación es elegir alimentos frescos y disminuir  los procesados. Las mejores fuentes de potasio son las papas, bananas, uvas, zanahorias, verduras y frutas cítricas.

Audio Radial Fm Baradero 96.9

cristian