Otro peligro: Roturas en la tapa de una boca de tormenta

No es la única, ojalá lo fuera, pero sí se trata de una de las que mayores peligros presentan para quienes, inadvertidamente. Posen sus pies sobre ella. La descripción que antecede, bien podría servirnos para la de una trampa y, aunque no se trata precisamente de eso, sí podríamos decir que hablamos de algo muy similar.

A escasa distancia de la esquina de calle Darragueira y Mariano Moreno, sobre esta última y en la vereda de números pares, hay una losa tapando una boca de tormenta que allí existe. Ocurre que dicha tapa conoció tiempos mejores ya que en los actuales su deterioro es alarmante y, como señalamos al inicio, parece estar a la espera de que alguien, en cualquier momento, sufra un accidente. Por supuesto que no están exentos (más bien propensos), los niños que afortunadamente los hay en esa zona como en todas partes. También por fortuna, las tapas rotas no son tantas.

Tenemos la casi certeza, como nos gustaría estar errados, que nuestra advertencia no será tenida en cuenta como ha sucedido con una situación similar que se presenta en calle Pedro Alonso y Sánchez de Bustamante, la que hemos destacado en más de una ocasión sin resultado; pero no seríamos justos si no dijésemos que, en otros casos, la exposición de un hecho ha servido para que las autoridades encargadas de ese problema tomaran conocimiento y lo solucionaran. Veremos.

Una vista de frente de la boca de tormenta.
La losa rajada que constituye un peligro.