A través de una señal lumínica: Internet, a la velocidad de la luz

En el futuro se podrán transmitir cantidades de datos importantes por medio de la luz. Una simple luz de lectura alcanzará para navegar en internet, de modo rápido y sin demoras molestas.

Cuando una mayor cantidad de personas utilizan un servicio de internet o hablan por teléfono, la consecuencia directa es que el servicio se vuelve más lento.

Al superponerse ondas radioeléctricas, éstas se extinguen mutuamente: la recepción es entonces perturbada. El profesor Haas desarrolló una forma completamente nueva para la transmisión inalámbrica de datos: la luz que habla. La palabra mágica del momento es “comunicación de datos óptica e inalámbrica”. El principio de funcionamiento es simple: modernas lámparas LED son sometidas expresamente a fluctuaciones en el suministro de corriente. Este centelleo, imperceptible para el ojo humano, contiene informaciones que el terminal informático decodificará bajo la lámpara. De este modo se podrán transmitir grandes cantidades de datos a través de una señal lumínica a muy alta velocidad.