5 hechos incontrolables que modifican la percepción del sabor

Por: Cristian Mazzuchelli, nutricionista. La forma en que una persona percibe el sabor de la comida es sumamente personal. Algunos prefieren unas cosas y otros prefieren otra, pero al momento de comer el gusto que se siente está influenciado por una serie de hechos que van más allá del sabor propio de la comida. En el sitio Cracked realizan una recopilación de cinco hechos que modifican la percepción del sabor y que están fuera del control de las personas:

1. Las cosas que comía la madre durante el embarazo
No sólo es importante el tipo de cosas que se comen durante la niñez para conformar preferencias de sabor que se arrastren durante toda la vida, sino que las preferencias comienzan a formarse incluso desde el momento del embarazo.

2. Las etiquetas y mensajes en el packaging de la comida
Distintos estudios llegaron a la conclusión de que efectivamente los mensajes que pueda tener un envase modifican la forma en que una persona juzga y siente una comida. Así por ejemplo, cuando se marca que una comida es baja en grasas (aunque no lo sea), la gente tiende a decir que su sabor no es tan bueno como en otro tipo de comidas.

3. El ruido del ambiente
El entorno auditivo donde una persona come influye directamente en cómo siente el sabor de la comida. Por ejemplo, un estudio encontró que los ambientes más ruidosos empobrecen la capacidad de distinguir si una comida está muy dulce o muy salada. Tampoco el silencio absoluto es el entorno ideal para el momento de comer: varias investigaciones encontraron que escuchar música (especialmente clásica) en un volumen de entre 62 y 67 decibeles hace que en los restaurantes la comida sea mejor calificada por los comensales.

4. La personalidad de cada uno y el estado de ánimo en el momento de comer
Cuando una persona está triste o estresada suele sentir la necesidad de comer algo dulce; sin embargo, al comerlo la comida se percibe menos dulce de lo que se percibiría con otro estado de ánimo. Al estar cansado por realizar una actividad física, el efecto es el contrario y todo (sobre todo las bebidas) parece ser más dulce. Pero no sólo se modifica la percepción por un estado momentáneo, sino que la personalidad de una persona influye directamente en cómo siente los sabores siendo así que las diferentes sustancias de la comida generan reacciones diferentes en los cerebros de la gente (por mencionar un caso, quienes suelen sentir pánico no sienten tan amargas las comidas amargas).

5. El color
Los colores son asociados inconscientemente con sensaciones o características que influyen en el sabor. Por ejemplo, al beber una botella verde se va a tener la sensación de que el líquido está más frío que si se estuviera bebiendo de una botella roja o amarilla. No sólo sucede con los envases: las bebidas rojas suelen ser recibidas como más dulces de lo que son sólo por su color.

Audio Radial Fm Baradero 96.9

cristian