Serbia ganó el dobles, pero el sueño argentino sigue vivo

Zimonjic y Troicki vencieron a Mónaco y Chela por 7-6, 6-4 y 6-2, en el tercer punto de la semifinal de la Copa Davis. El equipo de Tito Vázquez se impone por 2-1 y le definición pasó para el domingo.

La difícil misión argentina en Serbia, envalentonada tras el 2-0 que habían logrado ayer David Nalbandian y Juan Martín del Potro, encontró hoy un freno en el punto de dobles por la serie semifinal. Es que nada pudieron hacer Juan Mónaco y Juan Ignacio Chela –de flojo día- en su intento de darle al equipo nacional el triunfo en la serie este sábado, algo que –es importante no olvidar- era impensado en la previa. Del otro lado estuvieron Nenad Zimonjic, N°3 del mundo y especialista en la materia, y Viktor Troicki, quien se potenció con la figura y el juego de su compañero. Así, fue 7-6 (7-4), 6-4 y 6-2 para los locales, que siguen con vida y obligaron a definir el pasaje a la final mañana, con el hipotético plus de poder contar, finalmente, con los servicios del número uno del mundo, Novak Djokovic, ausente hasta ahora. Claro que las esperanzas para la Argentina también están de pie: la derrota y el 2-1 de hoy permiten igual soñar con alcanzar la final por la esquiva Ensaladera de Plata.

A los 35 años, Zimonjic demuestra en cada torneo que está lejos de perder su forma. Este año ganó en Montreal y en Washington. Y la Davis no fue la excepción. Inteligente y letal en la red, voleando todo y no dando chances a la dupla argentina cuando le tocó sacar a su compañero de equipo, el “veterano” confirmó lo que decían los papeles: que con él en cancha Serbia es una presa muy difícil de atrapar, al menos en este punto de los sábados. Con un juego en bloque, bien adelantado, les dieron a los argentinos recién una primera ilusión en el 4-4, cuando quedaron 15-30. Pero la esperanza se esfumó rápido con un drive de Chela que se fue ancho. Luego, fueron al 40 iguales, pero la dupla de Belgrado lo sacó adelante para dejar las cosas 5-4.

Sin embargo, Argentina –con esfuerzo, sin sobrarle nada– se las arregló para llegar sin sobresaltos al tiebreak. La dupla nacional quedó rápido 0-3 y pareció quedar contra las cuerdas, aunque se recuperó con aciertos propios y errores del rival para alcanzar el 3-3. Pero luego una floja performance de Chela en este tramo final y una complicada volea que cayó en los pies de Mónaco terminaron por liquidar las esperanzas y el set fue finalmente para los locales por 7-6 (7-4).

El segundo set fue mucho más cambiante. Tras un comienzo sin problemas, el tercer game fue sufrido para la Argentina. Con Chela al saque, se trabajó durante casi 12 minutos para lograr el 2-1, levantando puntos para quiebre. Inmediatamente, llegó la primera chance y los argentinos no la dejaron pasar. Fue un 3-1 para comenzar a soñar. Sin embargo, la alegría fue pasajera. Otra vez con el de Ciudad Evita al servicio, las cosas se volvieron a complicar: los de Vázquez levantaron tres breaks points, pero el cuarto fue el vencido –nuevamente Zimonjic castigando en la red- y Serbia recuperaba entonces el servicio. Con los serbios lanzados, todo se complicó más luego: nuevo quiebre para los de Belgrado, 5-4 y servicio bien ejecutado para cerrar el parcial con contundencia, ganando cinco games en forma consecutiva.

La dupla argentina no asimiló el golpe y en el arranque del tercer set hubo un nuevo quiebre con Chela al saque. Fue el sexto game al hilo para Serbia. La sangría frenó con el servicio de Mónaco para marcar el 1-2. Ya con Mónaco sacando 2-4, llegó otro quiebre que dejó a Troicki sacando para partido. El serbio no dejó pasar su chance, puso el 6-2 definitivo e hizo renacer la esperanza en el Belgrado Arena.

Ahora, volverá el juego del misterio del lado serbio. ¿Debutará finalmente Djokovic en la serie, ante Del Potro? ¿O jugará el tandilense ante Troicki? Parece difícil que el capitán serbio elija guardar a Nole para un hipotécico quinto punto definitorio (ante Nalbandian), ya que debería correr el riesgo de dejar a su singlista suplente ante el potencial del ex campeón del US Open.

Fuente: clarin.com