Cómo avisa el corazón que algo anda mal: Muerte súbita, 90% de los casos se dan en deportistas aficionados

El deporte y el ejercicio físico es saludable, pero tiene sus límites, y esos límites están en cada persona. Cada noticia sobre un deportista que fallece mientras hacía ejercicio nos lo recuerda. Un reciente estudio francés asegura que el 90% de los casos de muerte súbita se da en personas que practicaban deporte a nivel aficionado o de forma recreacional no competitiva.

La muerte súbita es un episodio en el cual la persona pierde el pulso, la respiración y la conciencia de una forma repentina y por causas naturales. La persona solo puede recuperarse de este episodio con las maniobras médicas adecuadas. La causa más importante de muerte súbita son las enfermedades cardiovasculares.

El estudio del Hospital Europeo Georges Pompidou de París (Francia) analizó 820 casos de muerte súbita registrados en Francia entre los años 2005 y 2010. Los resultados muestran que la edad de los sujetos fue relativamente joven, la mayoría de unos 45 años, y predominantemente hombres (95%).

Los investigadores franceses muestran también la relevancia de los protocolos de reanimación cardiopulmonar (RCP) y lo infrautilizados que están en estos casos. De hecho, aunque sólo se utilizó en el 30% de los casos, en estos su probabilidad de sobrevivir se triplicó.

Cómo nos avisa el corazón de que algo anda mal: pequeños mareos, dolor en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones, indigestión, son los princupales síntomas.

Al comentar este estudio, la doctora Araceli Boraita, miembro de la Sociedad Española de Cardiología, señaló que estos resultados ponen de manifiesto que “los casos de muerte súbita ocurren tanto en los deportistas profesionales, de competición como de recreación”.

También ve necesario ofrecer una mejor educación y “herramientas para aumentar la respuesta tras un episodio de muerte súbita y poder practicar reanimación cardiopulmonar lo antes posible en todos los casos”.

Según Boraita, “es importante que todos seamos conscientes de la necesidad de vigilar la salud de nuestro corazón. Debemos estar atentos y visitar a un especialista”.