Una lección: Cuando actúan los prejuicios

Días pasados llegó nuestra ciudad el cantante de una banda de rock que se presentará en poco tiempo más en Baradero. Su presencia obedecía a tener que firmar algunos papeles inherentes al contrato y, por alguna razón, el artista decidió ir a tomarse un café a un bar céntrico.

Un comerciante lo vio pasar delante de su negocio y, nos imaginamos por qué lógica particular, decidió hacer un llamado a la policía denunciando la presencia, para él sospechosa, de ese señor.

Al cabo de unos minutos y mientras el cantante se encontraba sentado a una mesa bebiendo su café, ingresó al lugar un efectivo policial quien, de manera descomedida, le solicitó al cliente que se identificara.

El muchacho no se impacientó y, pacíficamente, preguntó al policía por qué, siendo que había otras personas en el lugar, le pedía documentos solamente a él.

El policía le contestó: “Porque un ciudadano hizo una denuncia contra usted”. La réplica fue: ¿Y usted sabe quién soy yo? No, dijo el agente. “Yo soy un ciudadano que tiene los mismos derechos que el que me denunció. Acá está mi documento, verifique los datos que tenga que verificar, pero la próxima vez que deba hacer lo mismo diríjase con más respeto hacia la persona teniendo en cuenta lo que le he dicho.”

Tras la devolución de los documentos el policía se marchó, tal vez pensando seriamente en la lección recibida o tal vez no, pero la historia sirve para demostrar cuantos prejuicios se tienen con algunos olvidando que quienes más nos han perjudicado en nuestra vida han sido los de saco y corbata llevados muy pulcramente.

Hay muchos que asocian rock con delincuencia.

3 comentarios en “Una lección: Cuando actúan los prejuicios

  1. Jorge, creo que estás errando el concepto del “no te metas”. Permitime disentir con vos, y preguntarte, ¿en qué sostenés el calificativo de “sospechoso”? Cómo te sentirías vos si te denunciaran por parecer “sospechoso”, y acá de nuevo pregunto, qué es lo que hace sospechosa a una persona que toma un café en un bar?
    Slds.

  2. Cuando hay un delito en nuestra ciudad y nadie ve nada,sale la recriminación del famoso ¨no te metas¨.
    El comerciante hizo lo correcto al ver a alguien que le parecía sospechoso y hacer la denuncia y la policía hizo lo correcto al pedirle la identificación. Es equivocada la apreciación que se actuó con prejuicios, se actuó precautoriamente y a nadie le debe debe molestar que nos identifiquemos, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza.

  3. desgraciadamente en este pueblo son los tipicos caretas , seguro que el (señor) que iso la denuncia ni siquiera dio su nombre , se oculto tras un nombre falso , como que estoy segura que los domingos es de los que no faltan a misa, comen santos y defecan diablos , dejense de joder, miren dentro de ustedes señores de bardero, por favor

Comentarios cerrados.