No se pueden agrupar los anuncios electorales

La Dirección Nacional Electoral dispuso que los anuncios de campaña electoral se deben distribuir en forma equitativa durante todo el tiempo que abarque cada franja horaria , evitando repetir sucesivamente anuncios electorales de la misma agrupación política.

Se publicó hoy en el Boletín Oficial la Disposición 301/2011 firmada por el director nacional Electoral, Alejandro Tullio, que establece los medios para la distribución equitativa de espacios de publicidad electoral entre las agrupaciones políticas.

Precisa que los anuncios de campaña electoral deberán distribuirse en forma equitativa durante todo el tiempo que abarque cada franja horaria, evitando repetir sucesivamente anuncios electorales de la misma agrupación política.

Agrega que no se pueden agrupar los anuncios electorales durante más de 90 segundos.

En caso que en una misma tanda publicitaria se deban repetir —en forma no sucesiva— anuncios de una misma agrupación política, deberá, si la agrupación los hubiera provisto, programarse la emisión de avisos diferentes.

Dice que el incumplimiento, de la disposición se notificará en forma inmediata a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual a los efectos de aplicar el régimen de sanciones que corresponda.

En los considerandos dice que la ley 26.215 y el Decreto 445 del 14 de abril de 2011 establecen que la Dirección Nacional Electoral asignará a las Agrupaciones Políticas espacios para la publicidad electoral en los Servicios de Comunicación Audiovisual.

Para ello –agrega- resulta necesario regular la modalidad de emisión de los anuncios electorales de manera que la forma en que se emiten no frustre los propósitos de la norma.

Señala que la experiencia recogida en las Elecciones Primarias, Abiertas, Obligatorias y Simultáneas del pasado 14 de agosto, mostró la necesidad de explicitar pautas de planificación de la emisión de los anuncios para los Servicios de Comunicación Audiovisual.

Destaca que la campaña electoral es la actividad en que las agrupaciones políticas difunden sus mensajes y dan a conocer a sus candidatos, imprescindible para la competencia electoral equitativa y para el voto informado de los ciudadanos, por lo que la forma en que se emiten los anuncios electorales debe permitir al elector formarse opinión respecto del contenido de los mismos.

La ley –dice- tiende a permitir a la totalidad de las agrupaciones políticas la realización de campañas en los servicios de comunicación audiovisual en forma equitativa, independientemente de su capacidad financiera.

Pone de manifiesto que la excesiva concentración de anuncios electorales y/o su reiteración sucesiva atenta contra la comunicación eficiente de los mensajes electorales generado confusión en los electores y provocando el efecto inverso al que se busca mediante la ley.