Un reclamo judicial de Martínez de Hoz podría beneficiar a represores

El ex ministro de Economía planteó que la causa del secuestro de dos empresarios, por la que cumple condena, es “cosa juzgada”.

El ex ministro de Economía de la dictadura José Alfredo Martínez de Hoz consiguió llegar hasta la Corte Suprema con un intento audaz, en procura de su propio beneficio pero también para decenas de represores en similar situación procesal. Su abogado defensor, Carlos Hernán Franco, planteó que la causa en la que está detenido, el secuestro extorsivo de los empresarios Miguel y Federico Gutheim, padre e hijo, en 1977, ya fue juzgada. En consecuencia, la justicia de la democracia estaría violando una garantía constitucional: el derecho a no ser perseguido más de una vez por un mismo hecho, lo que técnicamente se denomina non bis in idem.

Martínez de Hoz nunca había estado detenido por esa causa (sí sus consortes Jorge Rafael Videla y Albano Harguindeguy) pero estaba sujeto a la investigación cuando el ex presidente Carlos Menem dictó los indultos. Entonces quedó a salvo de la persecución penal. Pero en 2006 el entonces titular de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, pidió la nulidad de los indultos y la reapertura de la causa. Y el juez federal Norberto Oyarbide avanzó en ese sentido: los detuvo a todos y la Corte Suprema avaló la nulidad de los decretos menemistas en abril de 2010.

“El 5 de noviembre de 1976, por Decreto PEN Nº 2840, se arrestó a disposición del Poder Ejecutivo Nacional a Federico y Miguel Ernesto Gutheim”, invocando la “primordial responsabilidad de gobierno consolidar la paz interior, asegurar la tranquilidad y el orden públicos y preservar los permanentes intereses de la república”. La detención duró cinco meses y dos días: el 6 de abril de 1977, mediante decreto 949, se dejó sin efecto el arresto.

“El verdadero móvil de la detención fue presionar a los detenidos para que negociaran con representantes de empresas extranjeras a raíz de la frustración de un negocio de exportación de la que José Alfredo Martínez de Hoz había tomado conocimiento en una visita oficial a Hong Kong. Mientras estaban detenidos, se los trasladó en cuatro oportunidades a oficinas en las que se desarrollaron negociaciones con los representantes de tales empresas y también con la presencia de un representante del Ministerio de Economía. En ellas se exhortaba a las partes a encontrar una solución. Los Gutheim ofrecieron diferentes soluciones y los empresarios extranjeros exigían el pago de 2,5 millones de dólares por los perjuicios sufridos”, describió la Justicia.

Martínez de Hoz tiene 86 años, problemas para controlar esfínteres y por sus patologías cumple prisión domiciliaria en el edificio Cavanagh. El abogado Franco, socio de Guillermo Walter Klein (subsecretario de Inversiones Extranjeras y de Finanzas en la dictadura de Juan Carlos Onganía; de Obras y Servicios Públicos durante la de Alejandro Lanusse y secretario de Programación y Coordinación Económica entre 1976 y 1981, en la de Videla) planteó que la Causa Gutheim debe ser anulada. Si la Corte admitiera esa postura, Martínez de Hoz sería declarado inocente, recuperaría la libertad, y abriría las puertas para que quienes no hubieran estado detenidos (aunque sí bajo investigación) antes de los indultos quedaran a salvo de la acción de la justicia.La Sala Segunda de la Cámara Federal, con las firmas de los jueces Eduardo Farah y Eduardo Freiler, le trasladó la decisión a la Corte, que no tiene plazos (y seguramente tampoco apuro) por resolver.

Fuente: Tiempo Argentino.