Ahora para distritos del interior: La Provincia vuelve a llamar a civiles para las comisarías

El gobierno bonaerense convocará a 1.000 civiles para realizar tareas administrativas en comisarías del interior de la Provincia. El llamado se concretará en las próximas semanas y apunta a que estos empleados reemplacen a policías que actualmente realizan ese trabajo, para que a su vez los uniformados se sumen a los operativos de prevención del delito.

De esta forma, el ministerio de Justicia y Seguridad profundizará el programa en marcha por el que ya se incorporaron más de 1.500 administrativos en dependencias del Conurbano de los 2.000 previstos en el plan original.

Fuentes de la cartera que conduce Ricardo Casal indicaron que para cubrir los cargos en los distritos del interior no se hará una convocatoria pública, sino que se echará mano a quienes quedaron en lista de espera tras la evaluación que se tomó hace algunos meses.

En aquella convocatoria de abril se anotaron cerca de 28 mil interesados que rindieron exámenes de cultura general, de los cuales 11 mil se inscribieron en La Plata.

De ese total, 2.000 se están terminando de incorporar en comisarías del Conurbano, en tanto que los nuevos 1.000 que se llamará se destinarán a los distritos del interior.

Quienes se incorporan a las comisarías ingresan en el escalafón administrativo de la Policía pero no portan armas. La idea oficial con este nuevo llamado es que este personal tenga a su cargo distintos trámites burocráticos que se realizan en las seccionales, como confección de formularios, atención al público y diligencias ante los juzgados, entre otros.

Esas tareas aún son realizadas por uniformados en distritos del interior. De esa forma, los policías que serán reemplazados en esas labores, se sumarán a los patrullajes y realizarán tareas de prevención del delito.

REFUERZOS

Con las nuevas incorporaciones de civiles, el gobierno de Daniel Scioli busca reforzar con más policías que hoy se dedican a cuestiones administrativas, las tareas de prevención, en la vía pública, en las zonas calientes del delito en la Provincia.

Con la primera medida para el Conurbano de tomar a 2.000 administrativos -la última tanda ingresará antes de fin de año-, se terminarán de incorporar 2.000 policías a sus tareas específicas.

Ahora, con la llega de administrativos a las comisarías del interior bonaerense, se espera que cerca de 600 uniformados puedan sumarse a los patrullajes.

Así, se buscará profundizar la política de llevar más efectivos a la calle, que arrancó apenas asumió Casal con uno 450 uniformados que cumplían funciones en la sede ministerial.

Luego, el ministerio de Justicia y Seguridad sumó a las tareas de prevención a otros 300 policías, que fueron sustituidos por agentes penitenciarios retirados en las tareas de custodia de edificios y traslado de detenidos.

Además, otros 300 dejaron de custodiar detenidos en comisarías a partir del traslado de presos a unidades penales o alcaidías recientemente inauguradas. De hecho, por esa causa, muchos calabozos ubicados en dependencias policiales fueron clausurados.

INTERIOR

La nueva convocatoria lanzada por el ministerio de Justicia y Seguridad apunta a replicar el proceso de incorporación de civiles en comisarías que se lanzó en el Conurbano en los distritos del interior de la Provincia, para sumar efectivos a tareas de patrullaje.