La otra versión y va aclarando: A los del San José también les robaron dinero, herramientas y otras cosas

En nuestra edición de ayer dimos a conocer la denuncia que realizaron los responsables de la Cooperativa de trabajo “La Victoria” acusando por distintos destrozos a alumnos del Colegio San José con quienes compartieron el galpón, donde los cooperativistas trabajan y los jóvenes realizaron su carroza que resultó ser la ganadora en la Fiesta de la Primavera.

En concreto la denuncia hablaba de roturas, robos y destrozos, cometidos por los chicos tras la manifestación de sus alegrías.

La versión de los chicos

Ayer por la mañana se acercaron a nuestra redacción algunos integrantes del grupo de jóvenes denunciados y contaron su versión e inclusive también lo dejaron plasmado en un comentario en una página web. Ellos aclaran con datos concretos los hechos:

“Como chicos inocentes, las primeras semanas, nuestros ‘ahorros’ para la carroza los dejabamos en el galpón. Unos días después, observamos la falta de dinero que poseíamos. Nosotros llevábamos una cuenta de cuánto teníamos y cuánto gastábamos.

En primer lugar, fuimos a manifestarle nuestras quejas a ellos. Uno nos respondió, ‘Nosotros vimos la plata y la agarramos para guardárselas así no se la robaban, pero después la pusimos de vuelta en su lugar y no sabemos qué pasó’. El dinero que faltaba eran $ 1200 pesos. A las semanas de este acontecimiento, observamos la desaparición de herramientas, entre ellas una amoladora, una llave francesa, 8 metros de manguera transparente, todo tipo de pegamento, un taladro, un destornillador. Nosotros conservábamos también en ese galpón una caja llena de reflectores los cuales también desaparecieron de allí como también desapareció un muñeco que iba a ser puesto en la calesita de la carroza, una llave inglesa. Bufandas o camperas que te olvidabas, bufandas y camperas que desaparecían… Una noche, uno de nuestros compañeros decidió dejar la moto allá porque no le andaba, al otro día le faltaba el carburador.

Una enorme escalera también desapareció, fuimos a contarle a Claudio Ruiz, y gracias a él, que intermedió con ellos, al otro día, mientras algunos de nosotros dormíamos en el galpón para cuidar que no falte nada, uno de la cooperativa devolvió la escalera diciendo que ellos no la habían agarrado, que habían sido otros de otra cooperativa. Llegamos al punto de soportar que hombres de esa cooperativa ejercieran acosos verbales hacia todas nosotras, diciéndonos que no nos podíamos quedar solas en el galpón porque si no nos iban a agarrar y muchas barbaridades más. Si bien nosotros les sacabamos herramientas a ellos, las mismas eran devueltas una vez que se terminaban de usar, cuando utilizábamos su aguarrás, al otro día tenían una botella entera devuelta.

Con respecto al desastre que hicimos con las paredes, reconocemos que estuvimos mal y tal cual nos pidieron, estos días nos estamos encargando de limpiar todo y dejar todo en orden. Fue por la euforia de haber ganado, entiéndannos, somos adolescentes”.

El galpón de las controversias.