El tumor más común: Crece el peligro del cáncer de piel: Alerta por el verano

Uno de cada tres nuevos cánceres que se detectan es de piel y la causa principal es la sobreexposición a la luz solar.

Ante la proximidad del verano y el consecuente aumento de la exposición de la piel al sol, y frente a la realidad de que uno de cada tres nuevos casos de cáncer que se detectan son los de piel, la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), reiteró la necesidad de realizar un control médico de lunares o lesiones que pueden ser malignas.

La SAD, al anunciar la 18º Campaña Nacional de Detección del Cáncer de Piel, que se hará del 14 al 18 de noviembre próximo, señaló que esa enfermedad es la forma más común de tumor maligno en las personas, aunque detectado a tiempo es curable en la mayoría de los casos.

La campaña, declarada de interés nacional por la Presidencia de la Nación, comprenderá acciones de concientización en la población sobre el cáncer de piel y consultas gratuitas en varios centros del país, a través de la línea sin costo 0800-999-0723 y en la página www.cancerdepiel.org.ar.

PREVENIBLE Y CURABLE

Ana de Pablo, médica coordinadora de la campaña de la SAD, señaló que “el cáncer de piel es la forma más común de cáncer en los seres humanos” y añadió que en la mayoría de los casos “son ocasionados por las radiaciones ultravioletas del sol u otras fuentes como las camas solares”.

“Pero más allá del alcance de este tipo de cáncer, que aumenta en todo el mundo, el mensaje más importante es que es prevenible y todos los casos son tratables”, destacó De Pablo.

La dermatóloga precisó que “el más frecuente de los cáncer de piel es el carcinoma basocelular, que aparece como una pequeña sobre elevación o una herida que no termina de curar, localizada generalmente en la cabeza, cara, cuello o dorso de las manos, y que es curable en el 90 por ciento de los casos”.

En tanto, sostuvo que “el más agresivo es el melanoma, que puede aparecer repentinamente, sobre todo en determinados lunares en el torso y piernas”. Por eso, insistió en que “es muy importante controlar si el color de lunares es muy oscuro o comienzan a crecer, para poder analizar si se trata de un tumor en estadio inicial y comenzar a tratarlo con éxito”.

De Pablo aconsejó que “al menos se haga una consulta a un dermatólogo para que evalúe la piel y considere, si hay alguna lesión, si merece seguimiento, más allá de no sospechar nada”.

La especialista aludió que “como medida de prevención, además de la consulta médica, hay que proteger a la piel de la radiación solar con cremas protectoras adecuadas, y tomar sol en las horas de menos radiación ultravioleta”.

Por otra parte, la SAD destacó en un informe que las radiaciones ultravioleta tienen un efecto acumulativo y causan daños irreversibles en la estructura de la piel, ya que las exposiciones reiteradas e indiscriminadas a estas radiaciones producen a largo plazo además de cáncer de piel, efectos de fotoenvejecimiento.

Cabe destacar que las estimaciones médicas señalan que a los 18 años una persona ya se expuso al 80 por ciento del total de las radiaciones solares que debe recibir en toda su vida, por lo cual es fundamental evitar el daño solar desde el nacimiento.