17 de noviembre: Día del militante

Es 17 de Noviembre, el Día del Militante y entonces, hay que jugarse entero.

Por los ideales, por las convicciones, por los principios.

Por los compañeros que no están, pero muchos más por los que vendrán.

Y estas banderas valen para el que se sienta oficialista y para el que no también, para el militante político, social o cultural.

Valen para todos los que quieran cambiar el mundo, el continente, el país, su provincia, su pueblo.

O tan solo el barrio donde vive, que es una manera de cambiar el mundo.

En tiempos de cambio nadie puede ser indiferente, decía Elie Wiesel.

El militante es ese hombre o mujer al que le duele el odio pero mucho más la indiferencia ante el dolor ajeno.

Tenga el carné que tenga, el militante no puede ser jamás un indiferente.

La indiferencia es más peligrosa que la ira o el odio.

La indiferencia nunca es neutral, siempre es amiga del enemigo, porque beneficia al agresor, nunca a las víctimas.

No lloren, crezcan, decía alguien que sabía.

No odien, amen. No destruyan, construyan.

Es el Día del Militante.