Abatido: Sacaron un añejo Palo Borracho

En la vereda impar de calle Aráoz al 1000, durante años desplegó su frondosa copa un “Yuchán”, como es llamado en nuestro norte el Palo Borracho o, como lo indica su nombre científico, “choricia speciosa”. El árbol, inadecuado para una vereda, desparramó sombra y raíz, pero mientras la primera resultó en beneficio de muchos no sucedió igual con la segunda, a tal punto que comenzó a crear problemas en el interior de la gran propiedad a cuyas puertas se encontraba, amplio y enhiesto hasta ayer. En horas de la mañana comenzaron los trabajos para sacarlo de su sitio, cosa que concluyó por la tarde con el característico el tronco espínado y con forma de botella, tronchado y caído sobre la vereda, mezclado con sus propias ramas, parte de la tierra que lo nutriera y trozos de su propia madera, blanca y esponjosa acompañándolo en su triste final.

Esperamos que en breve en el lugar que ahora dejó libre sea plantado otro ejemplar, de fresno, lapacho o cualquier otra variedad adecuada para colocar en la vereda de manera que brinde sombra y no cause inconvenientes como los que determinaron el final del hermoso ejemplar que es motivo de estas líneas y que ayer desapareció de nuestra vista para siempre.

El Palo Borracho en el suelo.

3 comentarios en “Abatido: Sacaron un añejo Palo Borracho

  1. Amo los árboles, pero si un arbol esta levantando el piso de una casa por su raices, creo es coherente quitarlo. Consultar en un vivero por otra especie que no se caracterice por producir problemas con sus raices si hay construcciones cerca (como es el caso tambien de los ficus, que muchas veces se ven en las veredas).

  2. Es un horror… En cualquier lugar medianamente civilizado se toman todas las medidas necesarias para preservar un ejemplar hermoso como ese, antes que extraerlo.- Arquitectos hay que antes de cortar un arbol, prefieren hacer un agujero en el techo de la casa.- No se llama “Samohú”, también ese hermoso arból?

Comentarios cerrados.