Bomberos de Baradero agazajó a sus voluntarios que pasaron por la institución

Cada día nos convencemos más los baraderenses que el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de nuestro municipio es una de las instituciones de servicio que con más arraigo se ha metido en nuestros corazones. Es innegable que a través de la historia los bomberos de Baradero han acompañado a los vecinos de esta ciudad tanto en las malas como en las buenas, pues cuando de calamidades se trata, siempre están prestos y diligentes a prestar su ayuda a la gente sin distingo alguno no importando ni el día ni la hora; también cuando es de acompañar a la comunidad en un evento festivo igualmente siempre han dicho presente. Tener una mano amiga por espacio de 60 años tanto en los buenos como en los malos momentos que la vida nos depara, es un hecho que no debe pasar desapercibido y la historia dirá que el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Baradero es la entidad que más ha acompañado a los baraderenses a través de los tiempos y es por esto que les debemos un perenne agradecimiento.

Para conmemorar la celebración de este nuevo aniversario, la entidad bomberil desarrolló un programa de actividades y entre ellos reunió a todos aquellos que pasaron por la institución como bombero, lo cual significó un momento de emoción y de reencuentro con los muchos que aún hoy continúan prestando servicio en el cuerpo activo. Todos recibieron su reconocimiento que consistió en un diploma y una medalla conmemorativa, todos con el orgullo que se siente SER BOMBERO, que significa asumir en forma completamente voluntaria  y desinteresada el compromiso de ir en ayuda de la comunidad ante los diversos riesgos a los que está expuesta sin importar su credo político ni religioso, situación económica o sociales; desgastando sus vidas, sin importar riesgos y desvelos, fieles a los principios de disciplina, honor y abnegación.

El bombero no busca recompensa económica alguna, solo los reconforta haber abierto el corazón para quien requería de su ayuda.

Fuente: El Diario de Baradero.

Fotos: Daniel Buey