Estadística criminal de la Provincia: Más del 60% de los homicidios tiene por víctimas a jóvenes de entre 19 y 40 años

Era sábado al mediodía en Gorina. César Deganutti (25), un pibe del barrio que se ganaba la vida como albañil, iba con su moto por la calle 484 cuando fue detenido por otro motociclista a la altura de 132. Ambos discutieron por alguna causa incierta. De pronto los vecinos escucharon seis disparos y encontraron al joven tendido en la calle con un balazo en el estómago y otro en el brazo. César falleció horas más tarde en el Hospital San Roque de Gonnet. Como la mayoría de los asesinatos cometidos este año en territorio bonaerense, el suyo -que ocurrió el 16 de julio último- fue producto de un conflicto interpersonal en la vía pública e involucró un arma de fuego.

Contra lo que podría pensarse, la principal causa que lleva a los bonaerenses a matarse entre sí no son los llamados “episodios de inseguridad” sino los conflictos interpersonales. Violencia familiar, peleas entre vecinos, enfrentamientos laborales y riñas en las que el agresor casi siempre conoce a la víctima concentran el 49% de los homicidios dolosos. Así lo señala al menos la última Estadística Criminal de la Provincia, que analiza el universo de crímenes consumados durante el primer semestre de este año.

Producto de un entrecruzamiento de datos del Ministerio de Seguridad y la Procuración General de la Suprema Corte, el informe pone en evidencia que el 64% de las víctimas de homicidios dolosos tienen entre 19 y 40 años y que en ocho de cada diez casos son hombres. También muestra que aún cuando las armas de fuego constituyen el principal medio empleado (59%), cuchillos y otros elementos cortantes aparecen en al menos la cuarta parte de los asesinatos.

Otro dato llamativo que se desprende del estudio es que las probabilidades de ser asesinado no serían mayores en el conurbano bonaerense que en el interior provincial. Y es que si bien el 63% los homicidios dolosos ocurren en la primera de las zonas, ese porcentaje se corresponde con la distribución poblacional. Cualquiera sea el caso, el principal escenario de asesinatos es la vía pública (30%), seguido por domicilios particulares (21%) y comercios (5%).

Por otro lado, si bien los hombres resultan por lejos las principales víctimas de homicidios -ya sea por conflictos interpersonales (81%) como por hechos relacionados con la seguridad (93%)-, la situación se invierte al profundizar el análisis. Y es que si uno se detiene a observar las causas detrás de las asesinatos de mujeres, resulta entonces que ellas llevan una amplia delantera cuando se trata de episodios de violencia de género o intrafamiliar.

Así, el perfil del crimen en la Provincia podría resumirse en unas pocas palabras: hoy las mayores chances de que uno resulte asesinado se relacionan en forma directa con que el hecho de sea hombre, tenga entre 19 y 40 años, y se exponga a un conflicto interpersonal… eso siempre y cuando ese conflicto interpersonal no ocurra en el ámbito de su casa o su pareja y uno no sea mujer.

CONTRA LA PROPIEDAD

Al analizar los delitos contra la propiedad, la estadística criminal de la Provincia muestra que los robos siguen ubicándose muy por encima de los hurtos, episodios que no implican el uso de la fuerza, en una relación de casi tres a dos. Pero además que el principal objeto sustraído es dinero (19%), seguido por motos (15%), bienes de uso personal (13%) y automotores (13%), entre otros.

Al igual que en el caso de los homicidios, el escenario donde se comete más frecuentemente este tipo de delito es la calle (54%) y el medio más utilizado son las armas de fuego (46%). Luego de la vía publica, donde más robos se registran son los domicilios particulares (24%) y los comercios (12%), señala el informe del ministerio de Seguridad y la Procuración General, según el cual estos episodios se consuman sin dejar lesiones en la gran mayoría de los casos (96%).

Pero si las armas de fuego suelen estar presentes sólo en la mitad de los robos, su uso se eleva en forma considerable cuando el objeto robado es un automotor: en estos casos, aparecen en casi nueve de cada diez episodios. Aun así, el porcentaje de lesiones resultantes no varía mucho con respecto al que se registra en los robos en general, según el informe.

Los datos oficiales muestran también que en nuestra Provincia el robo automotor afecta en el 93% de los casos a vehículos particulares, seguidos en un 5% por transportes de carga. Los automóviles para uso particular son también los objetos involucrados más frecuentemente en los episodios de hurtos (38%). A ellos le siguen las motocicletas (18%), los bienes de uso personal (5%), el dinero (5%), las bicicletas (2%), el ganado (2%) y los celulares (1%).

MUJERES Y NIÑAS COMO BLANCO

Al ahondar en los delitos contra la integridad sexual -que en ocho de cada diez casos tienen por víctimas a mujeres-, el informe confirma una tendencia reconocida: casi la mitad de los episodios registrados durante el primer semestre del año en territorio bonaerense se produjeron en el ámbito intrafamiliar (el 45% contra un 25% en la vía pública).

Pero ya ocurran dentro de la familia, en una institución o en la calle, quienes sufren más comúnmente abusos sexuales, con o sin acceso carnal, son las niñas y las adolescentes. Porque lo cierto es que así como las mayores chances de ser asesinado hoy en la Provincia las tienen los hombres de 19 a 40 años; las mayores probabilidades de sufrir un ataque sexual se dan alrededor de las mujeres de entre 6 y 15 años.

Algo parecido se observa al analizar las denuncias por violencia familiar recibidas durante los primeros seis meses del año en comisarías de la Mujer. En el 70% de los episodios, las víctimas son mujeres adultas, seguidas por adultos mayores (23%), niñas (4%) y niños (3%), señala el informe, que muestra también que en tres de cada cuatro casos los victimarios son hombres denunciados por lesiones (24%) y amenazas (21%).

Un dato alentador es que la violencia familiar sería cada vez más denunciada en nuestra provincia. El informe indica que las denuncias pasaron de 32.312 en el primer semestre de 2008 a 42.859 en la primera mitad de este año. Si bien se cree que el fenómeno obedecería a un aumento en el número de comisarías de la Mujer, sin duda no es ajeno a la creciente concientización de que se trata de un delito denunciable.