“La Espiga” en la feria del festival

Recorriendo la Feria Artesanal instalada en la Plaza Mitre, con motivo de la particular y única fiesta de la música que Baradero prepara año tras año para todo el país y el mundo también, se pueden observar actitudes de trabajo que marcan la diferencia y ahondando podemos darnos cuenta que cualquier momento de la vida es ideal para intentar proyectar, pero sin lugar a dudas la etapa de la juventud contiene ese ingrediente singular que la hace constructora de ideas y sueños por excelencia en la búsqueda de soluciones y oportunidades.

En ese sentido de lo nuestro encontramos una diferencia entre muchos y que obedece al “instinto realizador,” presente en todos estos seres, pero que son pocos los que lo desarrollan, tal vez porque son dotados de una fuerte capacidad motivacional para ir en busca de la concretización de sus ideas y sueños.

Así es que ahondamos en uno en particular, preguntamos y nos sorprendimos con un proyecto que ya es realidad y que nació en Baradero hace alrededor de seis meses, cuando por estas tierras del poblado más antiguo de la provincia de Buenos Aires recalaron dos jóvenes emprendedores (Santiago, 24 años y Mariano, 22 años) que con mucho entusiasmo comenzaron a darle forma a una idea que consistía en producir accesorios e indumentaria de origen autóctono, es decir elaborar artículos con los cuales sentirse identificados y reflejen parte de la exquisita cultura nacional, la cual los enorgullece en particular. A partir de ese entusiasmo nació La Espiga y con ello una filosofía de trabajo, orientada a vincularse con esta comunidad mediante la generación de empleo genuino y el desarrollo de las personas.

Hoy La Espiga, “fruto de nuestra tierra”, ha tomado forma y ha comenzado a hechar raices en nuestra comunidad, porque comparten el don del trabajo de costureras nativas, como María Vázquez, Isabel Medina y auxiliares, merced a que fueron favorecidas por programas sociales para la adquisición de máquinas. A este emprendimiento hay que sumarle el trabajo de bordados y confección del Taller de Alejandra Gomila.

La Espiga es hoy una marca de ropa hecha en Baradero y para ello no solo vastó el entusiasmo de los motores de esta idea, también de la mano generosa de los consejeros y el apoyo de familias (Raggio), de instituciones como el A.J.E. (Asociacion de Jóvenes Empresarios) y fundaciones como Impulsar que apoyaron el proyecto de negocio con capacitación y ayuda profesional y canales de financiación.

La vida de cada persona es como una semilla, en su interior anida un sinnúmero de posibilidades, sueños y utopías. La Espiga, que descubrimos, como fruto del trabajo en equipo, ofrece en la feria: bolsos materos en diferentes colores y géneros y bombachas de campo de diseño para bebés, niños y adultos. Productos que también son comercializados en talabarterías de varias ciudades de la región y Capital Federal. Y con la visión en nuevos productos como alpargatas, camisas, chalecos, etc. que también encuentran anclaje local siendo fuente de trabajo para manos baraderenses.

Fuente y foto: El Diario de Baradero.

Mariano y Santiago, los emprendedores de La Espiga. Junto a ellos María, que suma con su trabajo.

4 comentarios en ““La Espiga” en la feria del festival

  1. La verdad q nos quedamos encantado con la historia del emprendimiento de dos jóvenes mas las costureras,y tuvimos la oportunidad de ver los trabajos en la plaza mitre junto a los de los artesanos ,muy pero muy bueno todos y me comentaron q faltan las alpargatas ,la verdad q los felicitamos y les deseamos muuchos éxitos q ya lo están teniendo .ARRIBA LA ESPIGA !!!!!!!!!!!

    hernan y estrella

  2. Felicitaciones a todo el equipo de La Espiga, y que sigan con esa energía y espíritu emprendedor que van por el buen camino. Ojalá se contagien otros baraderenses así dan trabajo a la gente de oficio. Muchos Exitos!

  3. Que tal? me gustan mucho los bolsos y soy de Córdoba capital, quisiera ver la página y fotos, si hay algún lugar en donde los vendan o un sitio web, me encantaria que me avisen, gracias!

Comentarios cerrados.