Arrieta: “Las últimas lluvias trajeron alivio en la Provincia”

El ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Arrieta, dijo que la presente sequía que afecta el territorio bonaerense tiene características “absolutamente contrarias a la del 2008/2009 en donde tenía un fuerte núcleo de localización y era una sequía muy pareja en términos de territorio”. Puntualizó que “esta sequía que nosotros vivimos, aún reconocía diversos niveles de humedad antes del proceso de estas lluvias y encontrábamos en las mismas zonas y regiones que convivían algunos sectores, algunas circunscripciones, algunas parcelas absolutamente secas con otras que todavía tenían reservas de agua”.

Por Radio Provincia indicó que “las últimas lluvias han traído alivio a esta situación”. Admitió que la situación “no es pareja en toda la provincia: hay lugares en donde ha llovido de manera más que razonable y hay lugares en donde todavía falta agua”. De todas formas, enfatizó que “las perspectivas, las expectativas, las posibilidades con respecto al presente que estamos viviendo y a la segunda mitad de este año, son mucho más positivas que lo que eran hace un mes y medio atrás”.

Arrieta agregó que “los datos son alentadores” y manifestó que “con las últimas lluvias han cambiado las expectativas de la gente que se dedica a la producción”.

Indicó que por indicaciones de la Presidenta de la Nación y del gobernador Scioli, el área a su cargo y el Ministerio de Agricultura de la Nación están trabajando mancomunadamente “para lograr resultados más eficaces para los productores, desarrollando políticas activas”.

En términos globales, Arrieta manifestó que “el cambio climático reconoce fenómenos cíclicos y fenómenos completamente estructurales que van más allá de la coyuntura”. En tal sentido, relató que en la zona del sudoeste, Villarino y Patagones, “el proceso de cambio climático, de desertificación, de voladura de suelos ha avanzado de una manera que exige un apoyo muy pero muy fuerte del Estado para producir el cambio productivo, cultural, económico, que necesita la producción de esas regiones”.

Subrayó que no se trata sólo de un proceso productivo, “sino que se trata de un cambio cultural muy importante y ahí tiene que estar el Estado para acompañar a los productores, para consensuar con los productores y para fijar posiciones en la discusión que nos permita encender el debate y encontrar el mejor rumbo para la producción de la Provincia”.