Florencia Piermarini nueva titular: Una mujer al frente del Servicio Penitenciario Bonaerense

Las cárceles de la provincia de Buenos Aires quedaron ayer bajo el mando de una mujer, la abogada Florencia Piermarini, quien fue designada por el gobernador Daniel Scioli al frente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Piermarini, que se había desempeñado como asesora de la subsecretaria de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Seguridad, se convertiría en la primera mujer designada como responsable de una fuerza de seguridad a nivel provincial.

Ayer, junto al ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, el gobernador Scioli le tomó juramento a Piermarini durante un acto realizado al mediodía en La Plata, donde se inauguró la Alcaidía Departamental II, en Villa Elvira.

La nueva jefa del SPB ocupará el lugar que quedó vacante tras la muerte de Marcelo Pernici, un ex fiscal de Zárate que había asumido la jefatura de la SPB el 13 de diciembre pasado y falleció el 6 de febrero por una descompensación cardíaca.

Tras el fallecimiento de Permici, la conducción del Servicio Penitenciario estuvo a cargo de dos integrantes de la plana mayor de esa dependencia: en primera instancia del titular del área de Asistencia y Tratamiento, Héctor Venche, y luego del director general de Coordinación, Rubén Borzani.

No obstante, el gobernador Scioli designó a Piermarini, de profesión abogada y de 32 años, que había ocupado cargos de segunda línea.

La decisión de anunciar a una mujer al frente del SPB se tomó en momentos en que el gobierno provincial cumplió con la orden judicial de trasladar a todos los presos que estaban alojados en comisarías a unidades penales.

“Hay que evitar que las comisarías sean utilizadas como unidades penitenciarias ya que traen aparejado el hacinamiento y epidemias que lesionan la dignidad del hombre”, remarcó Scioli junto al ministro Casal.

El Servicio Penitenciario Bonaerense cuenta con 55 unidades carcelarias de máxima y mediana seguridad, donde se alojan unos 18 mil internos.

En esa fuerza se desempeñan unos 28 mil agentes que ahora dependerán directamente de una mujer. DyN