La medida afectará la actividad en los tribunales bonaerenses: Judiciales paran hoy en reclamo de mejora salarial

Los trabajadores nucleados en la Asociación Judicial Bonaerense realizarán hoy un paro que afectará la atención en los tribunales de toda la Provincia.

El paro de los empleados judiciales será la primera medida de fuerza gremial en el marco del proceso de reapertura de las paritarias que convocará el gobierno provincial y que comenzarán con los sindicatos docentes en las próximas semanas.

En un comunicado difundido ayer, dirigentes de la entidad explicaron que la medida de fuerza fue convocada “ante la reanudación de las negociaciones por la recuperación del sistema de porcentualidad salarial entre la Asociación Judicial Bonaerense y el Poder Ejecutivo”.

El gremio de judiciales viene reclamando con fuerza la restitución de la denominada “Ley Porcentual” en la Justicia bonaerense, que fue derogada por la Provincia a fines de la década del ’80. El año pasado, desde el Ejecutivo se decidió abrir las puertas a ese debate largamente postergado y desde la AJB se presentó un proyecto para que vuelva a implementarse ese sistema salarial.

La propuesta fija el sueldo mínimo en 3.958 pesos contra los 2.712 pesos actuales y eleva los ingresos de todos los empleados y funcionarios del Poder Judicial en porcentajes que van del 15 al 75% según las categorías que ocupe cada agente en el escalafón.

Pero el aumento salarial que incluye la iniciativa, en distintas proporciones, beneficiará a todas las categorías, incluso, a los propios ministros de la Suprema Corte. El salario testigo del enganche pasa a 16.492 pesos. Sobre ese monto se calcula el resto de los sueldos de la escala, en relación al porcentaje que se le fijó a cada una.

Se trata de una iniciativa “de máxima” que la Asociación Judicial Bonaerense estaría dispuesta incluso a que se aplique en etapas. Ocurre, que, por ejemplo, algunas categorías, como las de Oficial 1º, Oficial 2º, Oficial Mayor y Oficial 4º, recibirían de aplicarse esta iniciativa en su totalidad y de una sola vez, un incremento salarial superior al 70%.

En general, se trata de porcentajes de aumentos importantes que, sacando a los ministros de la Suprema Corte y al Procurador que arrancarán con una mejora del 15%, para el resto implican incrementos en sus ingresos de entre el 35 y el 75%.