Senadores pedirán intervención del Servicio Penitenciario

Senadores oficialistas que integran la Comisión de Seguridad de la Cámara alta bonaerense trasladarán un planteo al gobernador Daniel Scioli para que el Ejecutivo disponga una intervención en el Servicio Penitenciario bonaerense, en medio de la polémica por las condiciones de alojamiento de los detenidos en las cárceles de la Provincia y las denuncias lanzadas por el vicegobernador Gabriel Mariotto sobre situaciones “de violencia extrema, que transgreden la Constitución” en esos penales.

El titular de esa comisión, el senador del Frente para la Victoria Jorge D’Onofrio pedirá una audiencia con Scioli y llevará el planteo que, según adelantó a EL DIA, cuenta con el respaldo de otros integrantes de ese cuerpo, que tiene como secretario a Santiago Carreras, mano derecha de Mariotto en la Cámara alta.

El planteo de los senadores, detalló D’Onofrio, surge “como respaldo a las declaraciones de Mariotto sobre el Servicio Penitenciario, que incumple mandatos constitucionales”. La intervención, dijo, apunta a que se designe un nuevo mando civil que investigue las denuncias sobre la responsabilidad de funcionarios del SPB en la muerte de detenidos en presuntos enfrentamientos con otros presos.

La embestida de legisladores oficialistas cercanos a Mariotto se produce en medio de la polémica instalada luego de que el Vicegobernador asegurara que en las cárceles y los institutos de menores de la Provincia hay “situaciones que transgreden la Constitución”. Mariotto recorrió la semana pasada la Unidades 46 y 47 del Servicio Penitenciario bonaerense, en la localidad de San Martín, con el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el periodista Horacio Verbitsky, uno de los más duros críticos del ministro Ricardo Casal. El Vicegobernador no dio información sobre esas visitas -aunque este diario, por caso, hizo consultas en ese sentido- hasta que Verbitsky publicó una nota con el “resultado” de las mismas.

En esas recorridas, según detalló Verbistky, Mariotto recibió de detenidos armas caseras “que eran suministradas por personal del SPB” para esos supuestos enfrentamientos. “Nos encontramos con situaciones que transgreden la Constitución y generan una degradación humana muy violenta y angustiante. En celdas donde tiene que haber dos reclusos, hay siete”, dijo el Vicegobernador tras las publicaciones de Verbitsky.

En ese marco, Mariotto afirmó que “la situación de violencia en el servicio penitenciario es extrema y tenemos que darla vuelta sistemáticamente, con toda la institucionalidad. Las políticas de seguridad no sólo son más cámaras o más patrulleros”, indicó en clara referencia a la gestión de Scioli en la materia.

INFORME OFICIAL

En medio del inocultable malestar que generaron estas declaraciones en la Gobernación, la titular del Servicio Penitenciario bonaerense, Florencia Piermarini, salió ayer a dar detalles de la política oficial en materia carcelaria que parecieron una respuesta directa a las denuncias de Mariotto.

En un comunicado, Piermarini informó que entre los detenidos de los 55 penales y 8 alcaidías de la Provincia “17 mil estudian en los niveles primario y secundario y 800 el universitario”, en lo que consideró “un récord histórico” de detenidos acogidos a esos beneficios.

Asimismo, la funcionaria anunció que “antes de fin de año no quedará ningún detenido en calabozos de comisarías, en cumplimiento de las acciones para el sector que dispuso el gobernador Scioli”, indicando que en el comienzo de esa gestión “había 8 mil presos en calabozos de comisarías y hoy hay más de 9.500 nuevas plazas en el Servicio Penitenciario, talleres y escuelas en todas las Unidades y 9 nuevas alcaidías”.