El Viernes Santo en Baradero…

Dentro del Triduo Pascual, el Viernes Santo se recuerda la Muerte de Jesús, y la Iglesia manda a sus fieles guardar ayuno y abstinencia de carne, a fin de hacer propios los sufrimientos de Cristo, y con él, unirse al sufrimiento de los pobres, los enfermos y aquellos cuya alma está atribulada.

Siguiendo una antiquísima tradición, en este día no se celebra la Eucaristía y se venera la Cruz.

En lugar de la Misa, se celebra la “Liturgia de la Pasión del Señor” a media tarde, de ser posible cerca de las tres de la tarde, hora en la que se ha situado la muerte del Señor en la cruz. Por razones pastorales puede celebrarse más tarde, pero no después de las seis.

El sacerdote viste ornamentos rojos, en recuerdo de la sangre derramada por Jesucristo en la cruz. Los obispos participan en esta celebración sin báculo y despojados de su anillo pastoral.

El Altar (y los laterales) se encuentran sin manteles ni adornos, mientras que a un costado de éste, se dispone un pedestal para colocar en él la Santa Cruz que fue ofrecida a veneración.