¿Tablado por Franchiotti?: Familiares y compañeros de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki “escracharon” a Fanchiotti

Desde hace varias horas el nombre de Baradero suena en todos los medios escritos y radiales del país, lamentablemente no por las tantas hazañas deportivas de su gente, por ejemplo, sino por un recluso que la justicia hizo recalar en la Unidad Penitenciaria Nº 11.

En esta oportunidad no estamos hablando de Fabián Tablado, el asesino de Carolina Aló, que dicho sea de paso, tras la denuncia realizada a principios del presente año, cuando se escapó de la Unidad, hecho que las autoridades de ese momento quisieron ocultar, fue trasladado a la Unidad de Gorina, pero paradójicamente desde ese lugar, para cubrir el vacío que dejara trasladaron al ex comisario Fanchiotti condenado junto al ex policía Alejandro Acosta, en diciembre de 2005 a pena de prisión perpetua por los crímenes de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki.

Los asesinatos fueron cometidos durante la feroz represión policial de una protesta social en inmediaciones de la estación ferroviaria de Avellaneda el 26 de junio de 2002, bajo la presidencia interina del justicialista Eduardo Duhalde, quien poco después de los homicidios convocó a elecciones nacionales.

Ayer

Minutos después de las 13 horas arribó a Baradero la caravana que había partido desde la zona céntrica de Capital Federal, desde frente a la sede principal de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) que encabeza Pablo Micheli.

Los parientes de los jóvenes asesinados hace casi diez años, acompañados por organizaciones de derechos humanos, llegaron para “escrachar” a Fanchiotti y repudiar que haya sido trasladado hace una semana al complejo carcelario de régimen abierto que tenemos en nuestro partido, “en el mayor sigilo” y ante la “probabilidad” de que el ex policía acceda a “algunas horas diarias de libertad para trabajar”.

Dirigentes del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), recordaron que Fanchiotti permanecía con prisión perpetua y sin sentencia firme pero “bajo otras condiciones de detención”, mientras reiteraron que “no correspondía el traslado” para el ex policía.

Insistieron con que “el objetivo” de este tipo de acciones es “reintegrar los reclusos a la sociedad, pero no puede hacerse eso con Fanchiotti porque fue condenado a prisión perpetua y no pasó diez años de reclusión”.

Presencias

Vanina Kosteki, hermana de Maximiliano, Alberto y Leonardo Santillán, padre y hermano de Darío, encabezaron la movilización que desembocó en las puertas del Palacio Comunal. Militantes del Frente Popular Darío Santillán, del Partido Obrero, la Federación Universitaria de Buenos Aires, la Central de Trabajadores Argentinos y organizaciones locales como ATE, con cánticos y al son de los redoblantes reclamaron cárcel común para Fanchiotti.

Reunión

Alrededor de las 14:30 horas, los familiares y compañeros fueron recibidos por las autoridades comunales estando presente el Dr. Aldo Carossi y Leonardo Peris, además de representantes del Concejo Deliberante quienes, tras escuchar el motivo de la presencia de las personas mencionadas en Baradero, se comprometieron a declarar “persona no grata” al ex policía bonaerense que desde la madrugada del jueves 14 de junio se encuentra alojado en la Unidad N° 11 del Servicio Penitenciario Provincial.

“Vamos a esperar a ver qué hacen ellos”

A la salida de la reunión Vanina Kosteki contó lo ocurrido en el encuentro con las siguientes palabras: “Se comprometieron a realizar una audiencia extraordinaria para abordar este tema y desde la dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad elaborarán un informe repudiando la llegada de Fanchiotti acá. Vamos a esperar a ver qué hacen ellos para que vuelva al lugar donde estaba. Desde el compromiso al hecho hay un largo trecho, por eso vamos a esperar. Lo que sí tiene que tener en claro la población de Baradero es que en cualquier momento lo van a tener caminando a Fanchiotti por el pueblo como si nada”.

“Los actos de buena voluntad no me llenan”

Por su parte, Alberto Santillán expresó: “En realidad de gestos de buena voluntad estoy medio podrido, espero que se lleve a cabo la promesa, en estos diez años de la política no recibí ninguna clase de ayuda, nunca, todo lo contrario, han querido encubrir lo que pasó en Avellaneda y a los responsables materiales e ideólogos. Si alguna vez estos políticos tienen ganas de hacer algo que se sumen a nosotros y ahí vamos a pelearla, los actos de buena voluntad no me llenan porque después quedan en la nada y mañana Fanchiotti va a estar caminando al lado tuyo”.

Posteriormente los familiares y militantes subieron a los micros y autos para dirigirse en caravana a la Unidad Penal enclavada en un selecto lugar de la Colonia Suiza, donde se manifestaron con cánticos contra Fanchiotti, para luego retornar a su lugar de origen.