Diabetes tipo I: un nuevo tratamiento que mejorará la calidad de vida.

Se trata de un dispositivo que no solamente suministra insulina al paciente con diabetes, sino que además realiza la medición constante de glucosa en sangre, optimizando de este modo el control metabólico. Si bien hay muchas esperanzas en torno a esta innovación, aún está en período de prueba. Más de 360 millones de personas en el mundo padecen de esta enfermedad crónica, que se caracteriza por la no producción de insulina del páncreas.

La última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, del Ministerio de Salud, demostró que el 9,6% de la población convive con esta enfermedad; se trata de aproximadamente 400.000 personas. El infusor de insulina o “bomba” es un dispositivo que, actualmente, suministra la hormona durante las 24 horas en el paciente que la utiliza; a través de las mediciones de glucosa en sangre, la persona puede saber el valor y, de este modo, programar la cantidad de unidades de insulina a suministrar. La novedad, en este oportunidad, consiste en un nuevo dispositivo “inteligente” que realizará el monitoreo y calculará la dosis necesaria de acuerdo al nivel de glucosa en sangre.

El infusor ya está en período de prueba en distintas clínicas europeas, en pacientes que deciden exponerse a esta experiencia. “La terapia con infusor de insulina y monitoreo continuo de glucosa en sangre es esencial para un buen manejo del tratamiento y calidad de vida del paciente; el dispositivo permite conocer mejor la enfermedad y comprender las oscilaciones del metabolismo”, afirmó en una conferencia el doctor León Litwak, presidente de la SAD. Su utilización, además, reduce la cantidad de pinchazos, y sólo se debe cambiar el set de infusión cada tres días. En nuestro país, según la ley 27.753/89, el infusor de insulina con sus respectivos insumos deben ser cubiertos por los sistemas de salud en un 100%. Más información en www.diabetes.org.ar.