El Parque Malvinas Argentinas abierto a todos los chicos!

Está lejano del centro, allí donde la calle Dr. Casimiro Liaudat se encuentra con la que recuerda a don Julián O’Roarke, pero está bien cerca del corazón de todo el barrio que tiene en el parque infantil Malvinas Argentinas el punto de encuentro en cada fin de semana y no es para menos ya que por esos días, sábado y domingo, funciona la calesita que a todos los chicos convoca con esa magia inexplicable pero efectiva que el carrusel posee. Además, la barriada tiene la suerte de contar entre sus vecinos a Víctor Toffanín y familia.

Hace 15 años Víctor adquirió, de su peculio, la calesita que por años estuvo sobre el bulevar Tomás Edison, frente a la estación del ferrocarril, para instalarla en el lugar en que hoy está, el parque Malvinas Argentinas, con una única condición: que funcionara gratis. Así ha venido sucediendo desde que se puso en funcionamiento, solamente que ahora está acompañada de otros juegos, todos al mismo precio que la calesita, bancos para la familia que aguarda, baños para damas y caballeros, flores, césped y el mucho cariño, además del dinero, que pone la familia Toffanín para que todo esté de maravillas.

Los fines de semana, Víctor carga el equipo de música, donado por un comercio del rubro de nuestra ciudad, galletitas, golosinas y cruza la calle Liaudat, sobre la que tiene su casa, hasta llegar al parque donde los chicos lo esperan para dar vueltas en la calesita hasta cansarse y, reiteramos, totalmente gratis.

Toffanín, que confiesa haber desarmado la calesita íntegramente, “sólo quedó el palo del medio” asegura, extiende su generosidad a todos los chicos de Baradero y un volante a la entrada del parque los invita a todos a dar todas las vueltas que deseen en la calesita y damos fe que cada vez son más los que le han tomado la palabra. Fuente y fotos: El Diario de Baradero).