Frente al Colegio San Jose: Una pérdida de agua añeja.

Como casi siempre, la pérdida de agua potable comenzó siendo pequeña y, con el paso de tiempo, podríamos decir años tal vez, se fue agrandando y la vemos cotidianamente en calle Paso al 500, la cuadra que ocupa el Colegio “San José”.

No se trata, el caso del cual nos estamos ocupando, de una pérdida enorme y, hasta por momentos no se aprecia que el agua fluya. Pero sí resulta más preocupante ahora que antes.

Las cañerías de distribución del agua potable de Baradero son de antigua data en buena parte y, como tales, sufren el deterioro esperable. Siempre se nos había dicho y se sigue diciendo que hay que evitar toda pérdida ya que el agua es un bien que debemos cuidar y no desperdiciar. Como cada pérdida resulta ser también un desperdicio, hemos alertado en reiteradas ocasiones desde estas páginas acerca del problema, pero decimos que ahora nos preocupa más que antes luego de conocer el reciente informe sobre el agua potable presentado en el Concejo Deliberante por ediles del Frente Amplio Progresista, explicando consecuencias no tenidas mayormente en cuenta hasta el presente cuando todas las recomendaciones se basaban en lo que comentamos antes, el desperdicio que conlleva cada rotura. Ahora se informó que esas roturas, además, permiten el ingreso al torrente de agua potable de ciertas bacterias que solamente viven en la tierra y que fueron halladas cuando se sometió a análisis el agua de consumo de nuestra población, por lo que no caben dudas que ingresaron a través de las dañadas cañerías que la conducen a nuestros domicilios, razón de más para solicitar a nuestras autoridades una atenta dedicación al tema.

La pérdida hace que la calle permanezca húmeda todo el tiempo.

 

 

 

Una rajadura: por ella el agua penetra y socava el pavimento.