Se reformó el Código Civil en salud mental: Bajo la nueva ley todos son capaces hasta que se demuestre lo contrario.

El objetivo es modificar el viejo paradigma que considera a las personas con afecciones mentales como incapaces.

En este sentido, la ley de Salud Mental pretende que se tome al paciente como un individuo sujeto de derecho y la regla es la capacidad; por ende, bajo la nueva ley todos son capaces hasta que se demuestre lo contrario.

Mediante la misma, se incorpora el derecho de tener un abogado en caso de estar privado de la libertad, y la internación será una decisión médica de “última ratio”, es decir, excepcional y sólo cuando el peligro sea inminente, concreto y probado.