El Central ordenará a bancos privados otorgar préstamos a la producción

La presidenta reclamó que las 20 mayores entidades del país imiten al Banco Nación, cuya cartera de créditos está destinada mayormente a financiar a las pymes. Garantizó además el pago del Boden 2012 el próximo 3 de agosto.

La presidenta Cristina Fernández les reclamó a los 20 bancos privados más importantes del país que incrementen el crédito a los sectores productivos siguiendo el ejemplo del Banco Nación, al que puso como modelo, cuya cartera de créditos está mayoritariamente dirigida a financiar a las pymes (el 52% de los créditos del Banco Nación están destinados a ese sector de la economía, el más dinámico a la hora de dar empleo). “Ya que están solventes y están líquidos, les pido que ayuden a sostener la inversión, que el año pasado fue del 25% del PBI”, exigió en un acto desde el Salón de las Mujeres del Bicentenario que incluyó teleconferencias con La Plata, Chivilcoy y Entre Ríos. Durante su discurso, Cristina anticipó que el Banco Central, en cumplimiento de la nueva carta orgánica, ordenará a un grupo de 20 bancos privados “que hagan lo que hizo el Banco Nación” en materia de líneas de crédito para proyectos de inversión. 
El anuncio de Cristina se terminará de concretar hoy, cuando la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, ponga en marcha los mecanismos que permiten redirigir el crédito de la banca privada. Según la última reforma de la Carta Orgánica, el directorio del banco tiene entre sus nuevas atribuciones la facultad de regular el crédito (artículo 4º). La normativa también establece que el Banco Central puede reglamentar las condiciones del crédito privado en términos de “plazos, tasas de interés, comisiones y cargos de cualquier naturaleza, así como orientar su destino por medio de exigencias de reserva, encajes diferenciales u otros medios” (artículo 14º). Ayer, para adelantar algunos detalles de la medida, Marcó del Pont se reunió con un grupo de banqueros, tanto de la banca pública como de la privada (ver aparte).
El reto público a la banca privada derivó en una alusión al próximo pago del Boden 2012 (el famoso “corralito”) programado para agosto, que el Estado Nacional deberá cancelar, justamente, con las reservas del Banco Central. “El 3 de agosto pagamos el Boden 2012”, anunció la presidenta. Con humor, y para ilustrar la idea de que los bancos privados deben reforzar los créditos productivos, Cristina mencionó el aviso publicitario del Banco Galicia que muestra a un matrimonio joven, en la proa del Titanic, discutiendo por el resumen de la tarjeta de crédito. “Mantengan a los mismos creativos, la misma agencia, porque es una publicidad muy buena. Pero ahora encuentren a algún matrimonio que quiera producir algo”, bromeó entre aplausos.
Más allá del mensaje a los bancos, la presidenta aprovechó el discurso para advertir otra vez sobre los movimientos especulativos del capital y los riesgos que eso implica si no se ponen límites al ingreso de los capitales golondrina. “A nosotros no nos afecta tanto, son las paradojas del no acceso al mercado de capitales”, recordó tras mencionar las caídas simultáneas en todas las Bolsas europeas con la excepción de Grecia. Acompañada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo (vecino de Chivilcoy), y el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, entre otros miembros del Gabinete, Cristina inauguró por teleconferencia la segunda etapa de una planta de fabricación de fideos del grupo Los Grobo, cuyo propietario, Gustavo Grobocopatel, supo ser un fuerte crítico del kirchnerismo durante el debate por las retenciones móviles. En aquellos días, Grobocopatel decía que en el gobierno veía “una especie de locura”. 
Ayer, por videoconferencia, el empresario sojero más importante del país conversó amablemente con la presidenta tras anunciar un plan de inversión por 90 millones de pesos. “Espero ya no ser sólo el rey de la soja, sino el rey del fideo”, ironizó Grobocopatel. Cristina festejó la ocurrencia con una sonrisa y recordó su reunión con directivos de la multinacional Monsanto en Nueva York. Allí le prometieron inversiones por 1670 millones de pesos para desarrollar una nueva planta de producción de maíz.  
En el acto se inauguró, otra vez a distancia, la modernización de la planta de laminación de aluminio de Aluar, ubicada en la localidad de Abasto, en las afueras de La Plata. Allí también se anunció la inversión, por parte del Estado Nacional, de 40 millones de pesos para construir un nuevo horno de vidrio para la cooperativa de trabajo Cristal Avellaneda (ex Cristalux). En la última conexión por videoconferencia, la presidenta conversó con el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, quien agradeció a la Casa Rosada por su intervención para reabrir el frigorífico San José, tras dos años de inactividad.  Fuente: Tiempo Argentino.