Visita del ministro Casal: le cerraron las puertas del Concejo a los vecinos!

Ricardo Casal, titular de la cartera de seguridad bonaerense, estuvo ayer por la tarde en Baradero, no para lo que se suponía o se esperaba, dado que a los vecinos se les cerraron las puertas del Honorable Concejo Deliberante.

Lo cierto es que el Ministro de Seguridad y Justicia bonaerense arribó en helicóptero al Aeroclub de nuestra ciudad y allí fue recibido por un grupo de funcionarios locales para luego dirigirse en un minibús al Palacio Municipal.

Claro que desde las 15 horas se había instrumentado un fuerte dispositivo de seguridad con un importante número de policías vistiendo de civil, al tiempo que se pudo advertir también la presencia del titular de la Policía bonaerense, Hugo Matzkin, de Darío Ibáñez, Jefe de la Departamental San Nicolás y los jefes policiales locales y personal apostado custodiando los ingresos al edificio comunal y para completarla hasta una guardia de infantes.

Decíamos que esta visita se debía al insistente pedido de los vecinos, pero podemos aseverar que fueron literalmente burlados, primero por las autoridades del departamento Ejecutivo local, por todos los concejales y funcionarios comunales presentes en la reunión, porque el encuentro con el ministro Casal se llevó a cabo por poco más de 90 minutos a puertas cerradas, mientras que los vecinos reclamaban poder ingresar y manifestando pacíficamente ante la impotencia de no poder hacerse escuchar; la misma gente que los integrantes del HCD no supieron escuchar o entender.

En medio de una reunión, tal vez sabiendo o sintiendo que los vecinos continuaban reclamando fuera del edificio comunal, Daniel Depauli intentó acercarse a los vecinos con la intención de elegir tres o cuatro de ellos para que hablaran con el ministro, pero no se pudieron poner de acuerdo y la puerta que nunca se abrió volvió a cerrarse y con llave.

También llegaron cinco concejales de la vecina localidad de San Pedro, a los que tampoco se les permitió el ingreso y a esta altura parece lógico que así fuera.

Durante la reunión sólo pudieron entrar los fotógrafos de la prensa local para tomar imágenes, pero luego les pidieron que se retiraran.

La prensa local

Merece un párrafo aparte la actitud de la prensa local, dado que cuando finalizó la reunión, de la que no participó ningún vecino de los que justamente la habían solicitado, fueron invitados los periodistas para una conferencia de prensa. Los hombres de prensa, reunidos con antelación, se había puesto de acuerdo en no participar de la conferencia si no estaban presentes los vecinos, moción que le fue comunicada al ministro por un periodista en nombre de todos los trabajadores de la prensa local, a lo que el funcionario provincial con gesto violento y hasta cierto aire socarrón se negó rotundamente. Ante esa actitud los trabajadores de la prensa local se retiraron negándose a cubrir la conferencia.

Claro que la actitud que tuvieron los hombres de la prensa, la adoptaron porque saben y caminan a diario las calles del pueblo y ven directamente los hechos que ocurren en la ciudad y saben escuchar a diario los reclamos de la gente, no así parece entenderlo la concejal Elena Brandli, que trató a los periodistas de maleducados por la posición tomada frente al ministro. Si la edil cree que se lo es al ponerse del lado de un reclamo de algo que sufrimos todos, seguramente serán todos maleducados, evidentemente deja entrever que la escala de valores que maneja no se condicen con un estado democrático. Lamentable actitud.

Un dato curioso: el intendente interino Leonardo Peris, negó que los vecinos hayan reclamado la presencia del ministro. Cada uno puede pensarlo o meditarlo.

Sólo algunos

Tras el desplante que le hizo la prensa local al ministro y la bronca de los vecinos que se hizo oír, los funcionarios cambiaron de actitud y al cabo de unos minutos salieron a la escalinata del palacio municipal los dos intendentes y los vecinos les reclamaron que querían dialogar ellos con Casal. Tras unos minutos diez vecinos pudieron subir al despacho del intendente y mantener una pequeña reunión y escuchar los ocho puntos que les propuso el ministro, entre ellos la promesa de ocho efectivos nuevos en la policía y garitas de seguridad.

Al cierre de esta edición los vecinos continuaban reunidos y deliberando.