Del ataché al morral: Los hombres de ahora ya no le tienen miedo a la cartera…

Sucesora del viejo portafolio, su uso se populariza entre las nuevas generaciones de varones

De uso exclusivamente femenino hasta hace poco tiempo, las carteras parecen haber traspuesto la barrera del género para convertirse en otro accesorio unisex. Basta recorrer el microcentro platense en horas pico para comprobar no sólo la gran penetración que tienen entre las nuevas generaciones de hombres, sino que existe también para ellos una amplia variedad de colores y modelos.

La cartera de hombre, que muchos prefieren llamar “bolso” o “morral” y llevar en bandolera larga (para enfatizar acaso su uso masculino), parece haberse convertido en una suerte de sucesora del ataché cuadrado de cuero, aunque quizá con un espectro más amplio y heterogéneo de usuarios. Resulta “más funcional”, “más elegante”, “más práctico”, asegura la mayoría de sus adeptos.

“Es un poco más serio que andar con una mochila, pero no tan formal como el clásico portafolio ejecutivo. Además es muy cómodo”, comenta Marcelo Acuña (29), empleado de un estudio contable, al explicar su preferencia por el morral de cuero color chocolate con el que va a trabajar a diario desde principios de este año .

“Antes solía usar una mochila pero terminaba cargando más cosas de las que necesitaba y empecé tener dolor de espalda. Se lo comenté a un amigo al que le había pasado lo mismo y el año pasado me regaló para mi cumpleaños este morral que uso siempre para la facu. Cuando se termine de romper pienso comprarme otro parecido porque me dio muy buen resultado”, comenta Ariel Castellano (23), estudiante de Psicología.

MODELOS PARA TODOS LOS GUSTOS

Prueba del interesante mercado que encuentran hoy entre el público masculino, muchas marroquinerías y tiendas de accesorios que solían vender sólo carteras para mujeres han venido incorporando en los últimos años una gran variedad de diseños pensados para el hombre.

“Vienen en modelos formales, deportivos, modernos, `hippies`… los hombres también son muy coquetos cuando eligen un morral. Además se fijan mucho en que sean fácilmente combinables y fuertes porque a diferencia de nosotras, ellos usan en general la misma cartera para todos los días”, explica Lorena, empleada de una marroquinería de calle 8.

“La moda de la cartera para hombre empezó un poco con las notebooks -cuenta por su parte Pablo Villar, el encargado de una casa de accesorios en calle 12-. El bolso que servía casi exclusivamente para llevar la computadora, el teléfono y algunas pocas cosas más fue mutando en otro que sirve para todo, incluso para hacer facha”.

Y es que “así como en otros tiempos se usaba el ambo y el ataché, hoy la gente que trabaja en oficinas prefiere un estilo menos formal. En esa onda muchos sienten que es mejor andar con un morral de cuero que con una mochila, que además te arruga el saco”, comenta el vendedor.

Los que más parecen venderse son “los de cuero gastado o color chocolate, pero también los de materiales sintéticos como el cuero ecológico y el PVC. Hay combinados, con costuras a la vista, con cintas, con tachas, algunos incluso con estampados….”, detalla Villar desplegando sobre el mostrador una variedad de diseños.

En cuanto los precios, resultan tan variados como los modelos de carteras para hombres que existen actualmente en el mercado. Y es que si bien un morral mediano hecho en símil cuero puede conseguirse por alrededor de 150 pesos, algunos diseños de marcas reconocidas y fabricados en cuero natural llegan a costar hasta seis veces más.