Amenazaron de muerte a dos fiscales.

El Fiscal General, Dr. Héctor Juan Tanús, confirmó que se investiga las amenazas que recibieron junto al Dr. Patricio Múgica Díaz. El jefe de los fiscales imputó a internos del Servicio Penitenciario Bonaerense en una asociación para darles muerte. Las amenazas se dieron hace 20 días y obligó la custodia de los funcionarios judiciales.

El Dr. Tanús develó a través de una nota telefónica los entretelones de una versión periodística que circula desde mediados de mayo.

El Dr. Patricio Múgica Díaz y su persona están sindicados como blancos de un grupo de sicarios contratados para darles muerte.

En una entrevista por el cable local el Fiscal General confirmó lo que adelantó EL INFORMANTE en Twitter el 22 de mayo Un fiscal fue amenazado y recibió garantías del Ministerio Público Fiscal para él y su familia”.

En ese momento versiones oficiosas dieron cuenta que dos funcionarios del Ministerio Público Fiscal tenían custodia por una serie de amenazas que recibieron presuntamente por vía telefónica.

Con el paso de los días se supo que un grupo de presos con privilegios de la Unidad Penal 3 habrían urdido la maniobra, y que no serían ajenos efectivos penitenciarios.

Sin embargo ninguna fuente judicial o policial confirmó la especie, que tampoco fue desmentida.

En las últimas horas, después que se replicara la noticia, el Dr. Tanús confirmó al cable local que tenía custodia, y que la medida preventiva alcanzaba al Dr. Patricio Múgica Díaz.

El funcionario judicial indicó que el Fiscal Ariel Tempo es quien investiga el caso, y que de la causa surgieron datos relevantes sobre irregularidades en el Servicio Penitenciario.

Deslizó que hay internos con privilegios, y que penitenciarios mantienen contactos con ex convictos y elementos del hampa.

Aseveró que se tienen los nombres de los sicarios, y las conexiones que se movieron para llegar a ellos, reservándose los detalles fundamentales.

Promediando el mes de mayo, cuando comenzaron a rondar las versiones, varias fuentes consultadas, y que pidieron guardar el anonimato, indicaron que las líneas de investigación estaban dirigidas hacia un bufete de abogados.

Los mismos habrían patrocinado a los sospechados de urdir una trama para atentar contra los funcionarios judiciales.

Sin embargo todo se mantiene en el campo de las suposiciones, y salvo la denuncia del Dr. Tanús, reprochando al Servicio Penitenciario, no ha tomado estado público de dónde vienen las amenazas.

El Fiscal General reiteró en sus declaraciones que se investiga la connivencia de funcionarios del Servicio Penitenciario, y que se iniciaron investigaciones administrativas desde la Procuración General y el Ministerio de Justicia y Seguridad.

(Fuente: diarioelinformante.com.ar)