“Con la estatización del juego online buscan crear una caja política de $760 millones anuales”

El presidente del bloque de diputados provinciales de la Coalición Cívica-ARI, Walter Martello, presentó su libro “No Va Más” sobre los vínculos entre el Juego y la Política en las ciudades de Pergamino y Baradero. Con la presencia de los legisladores provinciales, Oscar Negrelli, Pedro Simonini, María Isabel Gainza, Ricardo Vago (FAP) y Fernanda Antonijevic (FAP); el diputado nacional Carlos Comi; y los concejales Fernando Bogado, Claudio Maroli, José Cerpi, Silvina Piazza y Fabio Artimac.

En este marco, Martello se refirió al proyecto para estatizar la captura online que impulsa Scioli. “Es para crear una caja política de $760 millones por año y hacer negocios con consultorías sin los debidos controles de los organismos de la Constitución. Por eso, el gobernador plantea ahora la idea de instaurar una nueva empresa dentro del Grupo Bapro, que en definitiva funcionará como una sociedad anónima”, sostuvo. 

En este sentido, el legislador deslizó que tras el fracaso del proyecto de Regionalización del ex recaudador Santiago Montoya y su millonario financiamiento, ahora quieren “controlar” un exorbitante negocio. “Nosotros proponemos, en cambio, una estatización en serio, con auditorias realmente independientes, apartando del sistema a todos los actores que fueron cómplices del saqueo en los últimos 20 años”, recalcó.

A su vez, Martello fustigó que “Scioli empezó a hablar del juego, después de mucho tiempo. Dice que él no creo ningún casino ni bingo, pero en su gestión se produjo un incremento muy importante del parque de tragamonedas, y una ausencia total de controles. No es casual que los bingueros ganen en la Provincia cifras que no conseguirían en ninguna parte del mundo”. 

Por otro lado, Martello realizó una radiografía del juego en el noroeste bonaerense que tiene como protagonistas a Daniel Angelici y Daniel Mautone, que conforman el grupo Angelici-Mautone y manejan las salas de bingo de Pergamino y Ramallo, entre otras. “Para poder convertirse en la máxima autoridad del club Boca Juniors, Angelici se sustentó en la fortuna que amasó como empresario del juego, siendo actualmente el responsable de los bingos de Pergamino y Ramallo, aunque en los papeles figura que el año pasado renunció a los cargos que ocupaba como presidente en los directorios de ambas empresas”, indicó. 

Cabe resaltar, que el Bingo de Pergamino genera unos $100 millones por año. Desde su creación, tiene como “entidad benéfica” (es decir, tiene la licencia) a la Universidad del Noroeste Bonaerense, con sede central en Junín. Esta casa de altos estudios, según se informa en la web del bingo, recibe $850 mil mensuales provenientes de la actividad lúdica. Martello enfatizó que “la Universidad de Junín es un caso singular ya que es la única casa de estudios, en toda la Provincia, que tiene la licencia de una sala de juego”. 

Otra particularidad del Bingo de Pergamino es que, en su subsuelo, tiene una “Sala Experimental para No Fumadores”. “En otras palabras, y teniendo en cuenta que el tabaquismo está estrechamente asociado con la ludopatía, tal como lo aseguran numerosos estudios en la materia, Angelici decidió hacer una suerte de apartheid para aglutinar y aislar a los “no fumadores”, es decir aquellos que por no tener el vicio del tabaco juegan menos, del resto de los jugadores que fuman y que, por ende, le resultan más rentables”, expresó Martello. 

El autor de “No Va Más” señaló que para defender los intereses del negocio del juego, Angelici fue conformando una suerte de línea propia dentro del macrismo con dirigentes y legisladores que, en la mayoría de los casos, también provienen del radicalismo, pero trabajan para la candidatura presidencial de Mauricio Macri. El espacio se denomina Propuesta Radical Argentina (PROA) y está integrado por dirigentes como Andrés Delich, el ministro de Cultura porteño Hernán Lombardi, los legisladores Martín Ocampo, Laura Alonso, Christian Gribaudo y el propio Daniel Angelici.  

Finalmente, Martello concluyó que “se está ante una encrucijada en la que, al igual que algunas organizaciones que se nutren del dinero mal habido del narcotráfico, el contrabando y la trata de personas, el juego está financiando descaradamente a sectores de la política, y ya cuenta con funcionarios y legisladores propios”.

La Plata, Viernes 10 de Agosto de 2012