¿Y lo prometido?, ¿Baradero postergado?

El lunes último, el gobernador y su vice compartieron un almuerzo. Contrariamente a sus declaraciones públicas, Daniel Scioli y Gabriel Mariotto mantienen un contacto fluido. El motivo excluyente que los juntó en esta oportunidad fue un tema largamente abordado por el kirchnerismo bonaerense y los medios: la salida del ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal.

Pese a que su figura se erigió como una suerte de bandera de resistencia del sciolismo, en los últimos días volvieron a crecer las versiones respecto de que el alcaide mayor estaría gastando sus últimos cartuchos en el “superministerio”.

La negociación, dicen los entendidos, fue ardua, pero al ex motonauta no le habría quedado otra alternativa, y por eso ahora aspira a una salida “elegante” como la designación de Casal en la Fiscalía de Estado, vacante tras la muerte de Ricardo Szelagowski.

¿Baradero postergado?

Lo precedente es un fragmento de un extenso informe publicado ayer por la agencia noticiosa NOVA. Según lo que se lee están contados los días del ministro Casal y su alejamiento es cuestión de horas con lo cual las promesas, en buena parte aún incumplidas, que Casal realizara en su visita a Baradero, están en riesgo de quedar postergadas.