A poco más de tres años, toneladas de soja continúan abandonadas…

En los primeros días de mayo de 2009, el intendente Aldo Carossi generó un conflicto con el productor rural Julio Do Campo por la cosecha de un lote de soja, respondía a un choque de intereses entre la Municipalidad y la familia Liaudat por una parcela de terreno del denominado Parque Industrial, en Ruta Nacional Nº 9 y Ruta Provincial Nº 41.

Recordemos que, en ese momento y debido a la denuncia interpuesta por Carossi, la oleaginosa quedó secuestrada en el mismo predio y almacenada en silo bolsa. Durante muchos días la “soja de la discordia” estuvo custodiada por una patrulla de la policía, en ese momento a un costo de $ 2400 por mes.

Lo cierto es que en esa primera semana el mismo Aldo Carossi informaba que la soja iba a ser trasladada a los silos de la empresa Luis A. Ducret y Cía. Hoy, a más de tres años de aquel hecho que tantos dimes y diretes generó públicamente, la soja continúa en el mismo lugar.

Desde el puente sobre el cruce de las rutas 9 y 41 o cuando por esta última se circula, se pueden ver cómo dos copitos color blanco (silo bolsa) que van perdiendo altura, se asoman tímidamente como escondidos entre los altos cardos.

Los especialistas dicen que la soja en el silo bolsa aguanta más de un año si se guarda en óptimas condiciones. En el presente, según los chacareros que a diario la ven cuando van a trabajar al campo, lo allí almacenado ya se ha perdido.

Nos preguntamos en más de una oportunidad, por qué no se recurre al diálogo coherente en lugar de litigar y generar conflictos en los que ambas partes se quedaron sin el pan y sin la torta. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones.