Proyecto para adherir a la Ley nacional 25.761 de desarmaderos .

El Ejecutivo bonaerense remitió a la Legislatura un proyecto para que la Provincia adhiera a las disposiciones de la Ley nacional 25.761, que regula e impone fuertes controles a la actividad de los desarmaderos de vehículos y la venta de autopartes usadas.

En los fundamentos de la iniciativa que giró el gobernador Daniel Scioli a las cámaras se explica que “la lucha contra la criminalidad exige el permanente diseño de nuevas herramientas para seguir potenciando la prevención operativa a través de la incorporación de logística y tecnología”.

Además, la iniciativa destaca que es necesario “profundizar el desarrollo de una política criminal focalizada en la persecución de las bandas y el crimen organizado”.

La ley 25.761 sancionada por el Congreso en 2008 apuntó a dotar a las fuerzas de seguridad de mecanismos de control de esta actividad a partir de la creación de un registro único donde deben inscribirse todas las personas que desarrollen la actividad y establece las sanciones que pueden aplicarse a quienes incumplan con estas disposiciones.

Además, la norma estipula que todas las piezas que se comercialicen deban estar identificadas mediante obleas con códigos de barras para determinar su procedencia.

Desde el Ejecutivo se destacó que si bien en la Provincia existe legislación específica que permite realizar inspecciones en los talleres de venta de autopartes, la intervención de la justicia penal “se encuentra en esos casos condicionada al hallazgo de repuestos o piezas cuya procedencia ilícita sea comprobada en forma fehaciente, quedando exentas de todo control las autopartes que no vienen originariamente individualizadas mediante códigos alfanuméricos”.