Mundialmente, señalan como “alarmante” las resistencias a los tratamientos por tuberculosis.

Los casos de tuberculosis resistentes a los tratamientos, a menudo mortales, alcanzan “niveles alarmantes” y necesitan tratamientos cada vez más costosos y complejos, según destacaron los últimos estudios médicos, que muestran que el 43,7% de los pacientes que padecen tuberculosis no reaccionan ante por lo menos un medicamento de segunda intención, es decir administrado tras fracasar un primer medicamento antituberculoso clásico.

Esta tasa de prevalencia de las tuberculosis multi resistentes (TB-MR) es muy superior al adelantado por la OMS, que era del orden del 5% para el período estudiado.

“Estamos confrontados a prevalencias hasta diez veces superiores en ciertos lugares”, comentó Sven Hoffner, del Instituto sueco de control de enfermedades infecciosas, en un comentario presentado junto con el estudio.

Más grave aún, la tasa de prevalencia de la tuberculosis ultra-resistente (TB-UR), una forma que responde a un número ínfimo de medicamentos de segunda intención, alcanzó 6,7% en los ocho países estudiados.

“Hasta ahora, se habían observado casos de tuberculosis ultra-resistentes en 77 países, pero la prevalencia exacta se desconoce”, comentó Tracy Dalton, del centro norteamericano de control de enfermedades infecciosas de Atlanta, que dirigió el estudio.

Mientras tanto, unos 8,8 millones de personas desarrollaron una tuberculosis en 2010, y de ellas 1,4 millones murieron, según señala la OMS, que estima que la tuberculosis multi resistente afecta anualmente a 500.000 personas, de las cuales 150.000 fallecen.