Vecinos en desgracia: La calle Coronel Pringles en pésimas condiciones.

Quienes han fincado sus viviendas en la calle Coronel Pringles, especialmente en el tramo que va desde Darragueira a Rodríguez, se encomiendan a Dios todos los días.

Por debajo de ese tramo de la calle, hace meses se  produjo el soterramiento de una cañería de desagüe pluvial y, por lo que se puede apreciar ahora, el trabajo de compactación no ha sido efectivo o directamente no se hizo. Esto ha provocado que, tras las lluvias, la tierra de relleno cediera generándose pozos y resquebrajamientos similares a los que produce un terremoto.

Vecinos manifestaron sus problemas ya que, cuando llueve, la calle se anega totalmente y ocurre que a la dificultad natural para transitar que eso produce, se le agrega que no se sabe qué hay debajo del agua ya que el suelo está constantemente cambiando su fisonomía y estructura lo que es a todas luces un peligro.

Días pasados sucedió que una persona enferma debía ser trasladada de urgencia al hospital y la ambulancia no pudo llegar a la casa del enfermo que merced a la osadía y desesperación de un hijo que lo cargó en una camioneta y se animó a circular “a ciegas”, llegó hasta donde la ambulancia esperaba.(El Diario)

Para comprobar que el humor nunca se pierde, transcribimos una décima que nos hizo llegar un vecino, al mejor estilo payadoril, y que dice así: 

Escuche bien aparcero

si piensa viajar, le digo,

que vaya bien advertido

si llega por Baradero

y lo agarra un aguacero

sin saber por dónde está.

Que le den seguridá

que no pisa en calle Pringles

ya que allí agua encontrará

y se hundirá hasta las ingles.

 

 

Hendiduras y rajaduras en calle Pringles.

 

 

Una toma de la profunda depresión del suelo en plena calle.

 

 

El hundimiento recorre toda la extensión que va de Colombres a Rodríguez.