Corte e incidentes en General Paz por manifestación de trabajadores de Emfer.

El violento enfrentamiento se produjo esta mañana, cuando la Policía Federal desalojó a un grupo de empleados ferroviarios que cortaba el tránsito en la colectora de la avenida General Paz. El bloqueo tuvo lugar a la altura de la estación de trenes Miguelete de la línea Mitre, en el límite de la Capital Federal y San Martín.

Trabajadores de las empresas Emprendimientos Ferroviarios (EMFER), que fabrica vagones, y Tecnología Avanzada en Transporte S.A. (TATSA), fabricante de buses y camiones, protagonizaron la protesta. Los empleados denuncian irregularidades y reclaman la reactivación en las plantas y mejoras salariales.

Luego de que el Secretario de Seguridad Sergio Berni informó que se trasladaría al lugar para liberar el tránsito, la Infantería se anticipó al funcionario y comenzaron a retirar a los trabajadores utilizando camiones hidrantes. Durante el desalojo hubo pedradas, palazos, balas de goma y gases lacrimógenos. 

Tras los incidentes, a las 7.30 el tránsito fue liberado sobre la traza principal, que todavía contaba con algunos focos de incendio y rastros del enfrentamiento sobre la calzada. El delegado de Emfer, Angel Serrano, denunció que “la Policía hizo un desalojo salvaje”. “Nos cagaron a palazos y balazos”, agregó a la agencia DyN. 

Cerca de las 9.50, los manifestantes volvieron a cortar la autopista y hubo nuevos cruces con Infantería. Los trabajadores arrojaron bombas molotov y los efectivos respondieron con gases lacrimógenos. Además, dos carros hidrantes ingresaron a las fábricas. La tensión continúa en la zona. 

Durante este año y 2013, LaNoticia1.com dio cuenta de otros bloqueos en ese mismo lugar, donde los trabajadores fueron desalojados por Gendarmería. Los episodios también se repitieron en junio de 2012, cuando los manifestantes rechazaron un “ajuste salarial” provocado por la quita de concesión a TBA.

Cabe recordar que Emfer y Tatsa son empresas del Grupo Cirigliano, cuyo titular está imputado por el choque de Once que dejó 51 muertos. Estos talleres recibían un subsidio del Gobierno nacional de entre 1 a 4 millones por vagón reparado. El negocio de reparación de material rodante se mantuvo aún después de la tragedia.

emfer [BaraderoHoy]