A 25 años de la sanción de la Convención de los Derechos del Niño.

Hoy 20 de Noviembre se cumplen 25 años de la sanción de la Convención de los Derechos del Niño. La Convención de Derechos del Niño es el tratado de derechos humanos más ratificado de la historia, y su aceptación entre otras características tiene que ver con el hecho de que los niños son considerados los más vulnerables en relación con las violaciones de los derechos humanos, por lo que necesitan protección. Sin embargo, recién al final del siglo XX son reconocidos en su subjetividad jurídica y política, esto no indica que anteriormente a la sanción de la ley no existiera preocupación por la condición social y jurídica de la niñez, sino que las leyes que existían con anterioridad a la sanción de la convención respondían a un modelo tutelar por parte del Estado, que tenía como punto de partida la consideración del niño como objeto de protección.

El sistema tutelar, también llamado de situación irregular, nace a fines del siglo XIX y principios del XX, a partir de un modelo criminológico entre el binomio niño pobre-niño delincuente, a raíz del cual el sistema de justicia legitimaba practicas coactivas hacia los niños pobres o desvalidos, justificando que de esta forma se prevenía la delincuencia.

Estos niños pobres en mucho de los casos, ante la falta de recursos económicos de los padres y por el solo hecho de ser pobres, eran sacados de sus familias y eran tutelados por tiempo indeterminado por parte del Estado y en muchos casos hasta alcanzar la mayoría de edad, pues se consideraba que estos menores debían ser objetos de protección y que el Estado era el único con capacidad para hacerlo. 

Bajo esta concepción el niño es visto como incapaz, incompleto, por lo que sus opiniones no eran tenidas en cuenta.

En relación al modelo tutelar Mary Beloff, Profesora de Derecho Penal (UBA). Fiscal General de Política Criminal del Ministerio Público Fiscal de la Nación, dice “en esta concepción la protección a los que son sometidos “los menores” con frecuencia viola o restringe derechos, precisamente, vale la pena reiterarlo, porque no está pensada desde la perspectiva de los derechos”

En el año 1989 se crea la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, con la que se inaugura una nueva etapa de protección integral de los derechos de niños, niñas y adolescentes. A partir de la Convención se inaugura la era de la ciudadanía de la infancia debido a que por primera vez el niño es considerado sujeto de derecho, reconociéndoles todos los derechos que tienen los adultos, entre ellos el derecho a ser oído, a ser respetado, a vivir en familia, entre otros.

Bajo este modelo las condiciones de pobreza y marginalidad no son motivo para que el Estado intervenga de forma coactiva, sino por el contrario como garante del derecho, pero las intervenciones deben ser garantizando y ampliando derechos, para las cuales no puede a los fines de garantizar un derecho violar otros. Por ejemplo, si un chico vive en condiciones de marginalidad por falta de medios por parte de sus padres, el Estado como solución a este derecho vulnerado, no puede sacar al niño de su domicilio y alojarlo en un hogar asistencial, sino debe brindarle las condiciones materiales necesarias respetando siempre su centro de vida y su derecho a vivir con su familia.

niños [BaraderoHoy]