En 2016 entra en funcionamiento el Canal de Panamá ampliado…

Los trabajos de ampliación del canal fueron exhibidos por la oficina a su cargo a un grupo de periodistas extranjeros  aprovechando la amplia presencia de trabajadores de prensa que asistieron aquí a la Cumbre de las Américas, que concluyó ayer.

La monumental obra, que le permitirá a Panamá no perder competitividad con el canal interoceánico que proyecta construir Nicaragua, con capitales chinos, también convocó la atención del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien visitó el lugar el último viernes.

La obra comenzó en 2007 e insumió en total 5.250 millones de dólares que se obtuvieron por una parte de la recaudación del canal actual y por créditos a 10 años que se pagarán también con los fondos que produzca el conducto ampliado, explicó el ingeniero Luis Ferreira, portavoz de la obra.

Desde su inicio, los trabajos crearon 3.000 puestos de trabajo que en su gran mayoría se terminarán con el fin de la obra, vale decir que el nuevo canal mantendrá los 10.000 trabajadores que tiene ahora, pero prácticamente no creará nuevas plazas laborales.

En concreto, la ampliación consiste en la construcción de esclusas que se colocarán en ambas puntas del canal, trabajo al cual se le suman las tareas de dragado necesarias para permitir el nuevo funcionamiento del paso interoceánico.

Actualmente pueden pasar por el canal barcos que llevan hasta un máximo de 4.000 contenedores, y a partir de 2016 podrán hacerlo aquellos que porten hasta 13.000, de acuerdo con los cálculos oficiales.

Los buques abonan al pasar por el conducto una cifra fija por cada contenedor, esté o no ocupado, lo que permite inferir que el beneficio en la recaudación será muy fuerte, porque al hecho de que podrán circular embarcaciones de mayor calado se suma que podrán hacerlo dos o tres a la vez, dijo el profesional.

Las tareas de dragado y la construcción de compuertas y esclusas tienen el fin de establecer el paso a los 26 metros por sobre el nivel del mar, que es la altura que permite el paso de los barcos.

Pero el dragado no es un trabajo que sólo se aplica en la obra, sino que es permanente: “si no removemos tierra del fondo todos los días la naturaleza nos cerraría el canal”, ilustró Ferreira.

El Canal de Panamá fue inaugurado en 1914 como propiedad de EEUU, país que lo administraba y explotaba comercialmente, pero en 1977 los presidentes Jimmy Carter (EEUU) y Omar Torrijos (Panamá) firmaron un acuerdo por el cual este último se hacía cargo a partir de 2000.

Precisamente, desde esa fecha hasta la actualidad Panamá recaudó 9.600 millones de dólares, y previamente, desde la firma del acuerdo hasta su ejecución, recibió otros 1.800 en concepto de comisión que le cedió EEUU.

El país con más barcos que navegan los 80 kilómetros de largo del canal es EEUU, y le siguen China, Chile y Corea del Sur.

Brasil podría ser uno de los países más beneficiados con la ampliación, ya que a partir de ella podrán circular barcos que transportan gas licuado, producto que el gigante sudamericano exporta desde sus costas noreste y envía a la costa oeste de EEUU.
c [BaraderoHoy]