INTA San Pedro: Traé tus semillas y llevate otras…

El intercambio de semillas es una práctica que el Programa Prohuerta ha fomentado desde sus inicios. El próximo sábado 28 de octubre a las 10 de la mañana concretará un encuentro donde distintos huerteros locales podrán conocerse y compartir esas especialidades que cada uno atesora y cambiarlas por las que tienen otros.

Si bien Prohuerta es ampliamente conocido por la distribución de semillas a familias vulnerables que desean hacer huerta y necesitan de este recurso, el programa es mucho más completo desde la capacitación y promoción de instancias que faciliten la generación de las propias hortalizas, hasta la sensibilización en términos generales sobre la producción agroecológica, la economía social y un mundo donde lo colaborativo sea lo fundamental. Este año, donde la entrega ha vuelto a poner el foco en población de menores recursos, desde la primera entrega en marzo se ha trabajado en metodologías que permitan la autoproducción de semillas, una práctica más común para los huerteros experimentados. Estos últimos, a través de los años van encontrando especies y variedades que eligen por su novedad, rendimiento y muchas otras características, que los encuentros potencian con el intercambio.

“Es una práctica que se realiza cotidianamente entre vecinos o huerteros conocidos” explica Verónica Liljesthrom, técnica de este programa que lleva adelante el INTA  junto al Ministerio de Desarrollo Social.  “Muchas veces nos contactaban personas que estaban buscando semillas de tal o cual variedad y otras veces se acercaban huerteros para traer y mostrarnos alguna especie o variedad de tomate por ejemplo que había multiplicado y nos dejaban la semilla. Así que la idea fue generar un lugar de encuentro donde pueda facilitarse este intercambio”. Se trata de que la gente que participe, pueda llevarse semillas y conocimientos para reproducir, multiplicar e incorporar alguna especie de interés particular y que esto pueda aportar a valorizar esta práctica para mantener biodiversidad, conocimientos culturales, calidad de los productos. “El espíritu es el de compartir, no sólo materiales sino saberes y conocimientos sobre cómo hacer y conservar esas semillas, qué cuidados darle a esa especie que vamos a sembrar”, cuenta Verónica.  Podrán participar de la experiencia todos quienes tengan la práctica de juntar-hacer -producir semilla propia y quieran compartirla e intercambiar por otras especies y variedades que le interesen.

La invitación para el sábado 28 de octubre, a las 10 de la mañana en la Plaza Constitución, frente al edificio de INTA. Allí se dispondrá un lugar donde cada huertero podrá traer ese material que viene generando (tanto en semilla como en plantines), para compartirlo con otros y así ir logrando mejor variedad de las huertas y la multiplicación de esos productos que realmente se adaptan a nuestra zona.