Informe de campaña arqueológica

La intervención arqueológica realizada en la parcela 18, de la ciudad de Baradero, propiedad de la Asociación Española de Socorros Mutuos, se encuadra dentro de los objetivos de investigación del área fundacional de la reducción franciscana Santiago del Baradero, que fuera instalada en el año 1615 a instancias del gobernador de Buenos Aires, Hernando Arias de Saavedra.

En relación a este asentamiento, después de los trabajos iniciales de Salvador Debenedetti en 1910 (y otras intervenciones no sistemáticas que le sucedieron), se han venido realizando desde el año 1996 diferentes tipos de estudios de los materiales arqueológicos recuperados en el sitio Cementerio Indígena. Si bien en este sitio se han encontrado evidencias arqueológicas que demuestran su relación con el funcionamiento del pueblo de indios, aún no se poseen datos sobre el espacio de la reducción donde habría transcurrido la vida social y las actividades cotidianas, centralizadas a partir de la iglesia, la residencia del sacerdote, de las autoridades no religiosas, las viviendas de los indígenas y el espacio público de la plaza.

Hasta el momento se desconoce la existencia de algún antiguo plano que indique cual fue la distribución espacial que presentaba la instalación original de la reducción franciscana en sus comienzos. No obstante, se considera que la primera iglesia de Santiago del Baradero debió estar en la misma manzana o sector del espacio que actualmente ocupa la iglesia actual, dado que tanto en las reducciones franciscanas así como en las jesuíticas, el lugar que ocupaban las iglesias no era modificado, en función de haberse consagrado el espacio para tales fines. Además, en el plano más antiguo conocido de la ciudad del año 1815, realizado por el agrimensor José María Manso, la manzana en que se ubicaba la iglesia es la misma que ocupa en la actualidad. Por lo tanto, es en dicha manzana donde también se habría ubicado la primera iglesia y donde se habrían realizado las diferentes modificaciones que se sucedieron a lo largo del tiempo, según consta en las fuentes del Archivo General de Indias del siglo XVII y otras otros registros escritos del Archivo Histórico Municipal de Baradero y del Archivo Histórico Provincial (Barbich 2007). De acuerdo con la documentación escrita, en las reducciones franciscanas la Iglesia generalmente se ubicaba hacia un costado y enfrente de plaza, aunque en algunas ocasiones se instaló en el medio de dicho espacio público (Grandis 2002).

De acuerdo con esta información se considera de manera provisional que se podría vincular con el piso de la antigua iglesia construida a fines del siglo XVII (de 1673/1675, según menciona el Gobernador Robles) o bien de alguna construcción correspondiente a un momento posterior, del cual aún no tenemos conocimiento de su origen pero sí se conoce que habría dejado de ser utilizada a mediados del siglo XIX, 1858 -1861, cuando se tienen referencias históricas sobre la demolición de la iglesia antigua para construir una nueva en tiempos de la instalación de la colonia suiza (Barbich 2007).

Para corroborar esta hipótesis se debería ampliar la búsqueda de información documental en el Archivo Municipal de Baradero y en el Archivo Provincial de la ciudad de La Plata, correlacionando estos datos con los de cronología relativa y absoluta que proporcionen los materiales arqueológicos. 14 Se decidió no continuar con la excavación por debajo del piso dado que esto implicaría la destrucción de un registro aún no visualizado en su totalidad. Pero no se descarta la existencia de materiales arqueológicos aún más tempranos por debajo de esa estructura.

Registro de la información

De acuerdo con los requisitos de investigación arqueológica durante los trabajos de campo, a medida que se fueron produciendo los avances en las actividades de intervención en el terreno, se registró toda la información mediante: · un protocolo diario con el detalle de las tareas realizadas en general y con el relevamiento altimétrico y planimétrico de plantas y gráficos de las diferentes unidades de excavación.

Tratamiento y depósito de los materiales arqueológicos recuperados

Todos los materiales arqueológicos que fueron obtenidos durante las tareas de excavación fueron depositados en el Museo Alejandro Barbich y quedaron a disponibilidad para proceder a su estudio, previa realización del inventario general y fichado, según los requisitos del Centro de Registro Nacional de Yacimientos y Objetos arqueológicos (RENYCOA) y Ley Nacional 25.743.