Crimen de Nelson Lillo: “Los allanamientos estuvieron a cargo nuestro”, expresó el Prefecto Hereñú

(NOTA CON AUDIO).- Roberto Gerardo Branto Ayala cumplía una condena de 28 años de prisión, pero después de una salida transitoria no regresó a la cárcel. Continúa la búsqueda de su hijo Nazareno Jesús.

La detención de Branto Ayala se registró el sábado a las 18.30 por efectivos de la Policía y de la Prefectura Naval Argentina (PNA), quienes recibieron el dato de que el sospechoso iba a ser sacado de la zona, donde permanecía oculto desde el asesinato.

Al dar con el prófugo, éste intentó fugarse, pero fue capturado, momento en el que se advirtió que presentaba heridas de arma de fuego en la pierna izquierda y en el abdomen.

El crimen de Lillo ocurrió el jueves a las 11.30, cuando la víctima intervino para evitar el robo de un camión distribuidor de galletitas de una empresa de Baradero en el cruce de Oliveira Cézar y Rivadavia, de San Pedro.

Pasadas las 19.00, fue trasladado al Hospital Subzonal San Pedro, involucrado en el asesinato de Nelson Lillo. Había sido hallado en un campo en inmediaciones del Panorámico del Oeste, y no se trata del prófugo Nazareno Branto, aunque el joven era quien tenía pedido de captura emitido por el Juzgado de Garantías N° 3 de San Nicolás.

En su llegada al Hospital, en medio de una fuerte custodia policial, hubo incidentes y momentos de tensión mientras era ingresado a la guardia para su asistencia. Tenía dos heridas de arma de fuego. Familiares y compañeros de Nelson Lillo se agolparon en la puerta de ingreso.